29 de enero de 2010

De los que apoyan a las Farc

Si me he encontrado con gente que ha llegado a llamarme 'mamerto' por el hecho de apoyar al senador Gustavo Petro ―a quien admiro por haber ABANDONADO LAS ARMAS y unirse a una democracia en una época en que no había garantías; por haber AYUDADO A HACER LA CONSTITUCIÓN DE 1991; por HABER PEDIDO PERDÓN POR LOS CRÍMENES COMETIDOS POR SU ORGANIZACIÓN y recientemente por HABER SACADO A LA LUZ LOS NEXOS ENTRE LA CLASE POLÍTICA y LOS PARAMILITARES―, creo que no tienen nombre los que apoyan a las Farc. He llegado a RESPETAR a sectores tan radicales como el ala radical del Polo Democrático Alternativo o el naciente Movimiento Socialista Bolivariano. Los respeto pero no comparto NADA con ellos. Los respeto porque están en el camino de la legalidad. A pesar de que la Procuraduría le abra una investigación al senador Jorge Robledo por sus presuntos nexos con las Farc; a pesar de que el vocero del Movimiento de víctimas de crímenes de Estado Iván Cepeda esté en la mira de las Águilas Negras; a pesar de que a Piedad Córdoba la llamen 'Teodora Bolívar' por sus supuestas menciones en el computador de 'Raúl Reyes'; a pesar de las amenazas de las que son víctimas las madres de los falsos positivos...perdón, ejecuciones extrajudiciales (...). Mejor dicho, a pesar de la falta de garantías de la que goza la oposición, estoy seguro de que a ninguno de los que acabo de mencionar se le ha ocurrido regalarse a las Farc. Una organización a la que en algunos casos llamo 'narco-terrorista'. Realmente es una organización que viola constantemente el Derecho Internacional Humanitario. Son unos criminales de guerra.

22 de enero de 2010

Democracia es equilibrio de poderes



Es muy extraño que le dedique una entrada a un video únicamente. Lo hago porque así como la caricatura es periodismo de opinión, esta animación que hice para participar en el un concurso del Departamento de Estado de Estados Unidos, mejor conocida como DemocracyChallenge, lo es también. Podría haberme puesto a escribir durante una noche por qué para mí, entre otras cosas, la democracia es equilibrio de poderes, pero, aunque me gasté cerca de dos meses realizando este audiovisual que dura solo un minuto, el mensaje es más evidente que cualquiera de mis columnas.


En últimas, lo que quiero decir es que no hay democracia donde un Congreso aprueba todas las leyes que la coalición presenta y todos las de la oposición son rechazadas. No hay democracia donde una mayoría abosulta controla la rama legislativa y una minoría no puede ser escuchada. Igualmente, tampoco hay democracia donde los magistrados de las altas cortes son escogidos a dedo por el presidente. Si cada una de las ramas del poder es independiente de las otras, sin estar amordazadas o haciendo arrodilladas lo que el poder ejecutivo les exija, habrá una democracia. O por lo menos se puede comenzar por ahí.

4 de enero de 2010

Nuevos partidos políticos



Hoy en Colombia cuando una persona habla de política se le ve con un lente que casi todo el mundo tiene y que es capaz de identificar a cualquier persona como uribista o no uribista. Los lentes de algunos van mucho más allá y ven a los simpatizantes del presidente Uribe como furibistas y otros, a los de la oposición como mamertos. Yo, por publicar un video de Álvaro Uribe, he sido tachado hasta de simpatizar con las Farc a pesar de insistir con que son unos criminales de guerra (e incluso narco-terroristas). En esa estigmatización han caído ya varios candidatos presidenciales: Por el lado del Polo Democrático, Gustavo Petro ―por haber pertenecido a un grupo guerrillero que FIRMÓ LA PAZ; por haber ayudado a hacer la CONSTITUCIÓN DE 1991 que hoy quieren enterrar; y por haber descubierto la PARAPOLÍTICA― ha sido llamado por el presidente como 'terrorista vestido de civil'. Al mismo tiempo, Germán Vargas Lleras, de Cambio Radical, ―por estar en contra de que un presidente se perpetúe en el poder hasta por doce años― ha sido tildado de opositor, a pesar de que ha sufrido dos atentados (y por lo menos uno frustrado) por su apoyo al presidente desde que se convirtió en su escudero para las elecciones de 2002. También, pero hace cuatro años, el candidato liberal, Rafael Pardo, fue acusado por Juan Manuel Santos de tener vínculos con las Farc. Hace unos años se hablaba de izquierda y derecha. Hoy, o se es o no uribista. Así está el espectro político en Colombia.