16 de enero de 2011

Un respiro a la democracia venezolana

Tras varios meses sin escribir, coincido con la posesión de la Asamblea venezolana, que desde hace menos de 15 días comenzó la difícil tarea de legislar, a causa de que el anterior poder legislativo le otorgó "poderes absolutos" a Hugo Chávez, permitiéndole así gobernar por decreto por más de un año. Todo esto debido a las devastadoras lluvias que a finales de 2010 asotaron a Colombia y a Venezuela. Puesto que en la anterior Asamblea más del 95% de los representanteas le debían absoluta lealtad al primer mandatario, se cometieron arbitrariedades como ésta, que ―como consecuencia― aunque básicamente se haya hecho para ayudar a los damnificados de las lluvias no le quita al ejecutivo la posibildiad de utilizar este nuevo poder para aplastar a la oposición, censurar medios de comunicación o recortar libertades.


Las palabras del presidete Chávez en la Asamblea Nacional son una señal de que la democracia puede resucitar en Venezuela

Sin embargo, las palabras del presidente Chávez hoy ante la nueva Asamblea dan un poco de esperanza a quienes no simpatizan con el "Socialismo del Siglo XXI", quienes paranoicamente han sido tildados hasta de paramilitares. Chávez ha invitado al diálogo a la oposición. Y es que ante el triunfo de la oposición en las pasadas legislativas es lo mínimo que debería hacer al, irónicamente, no gozar de mayoría en el Congreso. Tales elecciones dejaron claro que un sector mayoritario venezolano quiere un cambio, y el cambio lo encarna la oposición. Si realmente Venezuela es una democracia, como el presidente lo ha manifestado, hay que prestarle atención a quienes así piensan en Venezuela.

Seguramente el tono conciliador del presidente Chávez tiene que ver con su "nuevo mejor amigo", el presidente Santos, quien en mayo pasado, entre otras cosas, les propuso a los colombianos normalizar las relaciones bilaterales con Caracas. Hasta hoy, el vecino país, aparentemente, ha cortado su relación con grupos armados ilegales colombianos, comprometiéndose con la seguridad en la frontera e incluso llegando a entregar a un miembro del ELN a autoridades colombianas. Además, la deuda que había con empresarios colombianos será pagada finalmente.

Me parece que estamos viendo que la democracia en Venezuela y el diálogo en América Latina están reapareciendo. Lo más saludable por ahora no es que el presidente Chávez anuncie que dimitirá del poder otorgado por la asamblea en mayo próximo, sino que no se lanzará a un nuevo período. Es hora de que un nuevo líder en Venezuela siga el curso de lo que ha venido pasando en los últimos seis meses.

No hay comentarios. :