22 de marzo de 2011

Mi gusto por el cine

Una de las cosas que más disfruto es ver una película. Eso dice mucho de mi gusto por el séptimo arte. Creo que ha sido así desde que vi Star Wars por primera vez en 1996. Desde ahí me vi los seis episodios y jugué cuanto juego de Star Wars tube en mis manos. Igual sucedió con otras series como 'El Señor de los Anillos', 'Volver al futuro', 'Terminator' y 'Saw'. Todas fueron películas de las que me aficioné antes de saber 'algo' sobre cine. Más adelante, cuando en la universidad me comencé a cercar a la imagen, comencé a ver el cine de otra manera y comencé a admirar a directores, guionistas y músicos encargados de bandas sonoras. Me parece increíble como un director coordina a varias docenas de personas para que al final haya un producto final digno de ser admirado.

Incluso mi admiración por el cine me ha llevado a producir mis propios productos audiovisuales, obviamente siempre con un equipo de personas que me ayudó a llevar todo esto a cabo. Además de la aparición de mi nombre en los créditos un largometraje producido por YouTube en Life in a Day, una película hecha por cientos de personas, puedo mencionar dos ocasiones en las que me metí de lleno a producir, dirigir, editar y todo lo que fuese necesario en 'productos audiovisuales de bajo presupuesto'.

Yo puedo decir lo que muchos no podrán: mi nombre apareció en los créditos de una película que se vio en todo el mundo


Hace un año estábamos en la preproducción de 'Eterno', un cortometraje de siete minutos. Se trataba de una historia de amor, que finalmente, contra tiepo y bajo presupuesto, pudimos sacar con las uñas. Al final fue un producto del que me siento orgulloso. Después de que lo hayan visto, tendrán sus impresiones, pero ante cualquier crítica ya tengo una respuesta preparada: yo estudio Comunicación y Periodismo; es decir, no me pueden exigir que produzca como alguien que estudia cine.

 
En otra ocasión, produjimos un video para un evento en el que presentaríamos los resultados de una investigación que hicimos con el Observatorio de Medios de la Universidad de La Sabana. Se trataba de un video sobre Bogotá visto desde tres puntos de vista: poéticamente, en palabras de sus habitantes y políticamente.

Digo todo esto solo para una cosa. A mí podrá gustarme mucho el cine y la televisión, pero de ahí a sentarme a analizar una película y matarme pensando qué quería decir el director cuando hizo que un actor se vistiera de cierta manera, por qué utilizó la iluminación de una manera y no de otra, qué significan los objetos que aparecen en la pantalla. En fin, creo que no podría vivir analizando películas. Las dejaría de disfrutar.
google-site-verification: google52b2c368014fa2b3.html

No hay comentarios. :

Comentarios