22 de septiembre de 2011

De vuelta al bipartidismo



Por estos días, el Partido Liberal habla de una reunificación, en la que absorverían al Partido de la U y a Cambio Radical, dos colectividades que en el papel son liberales. Si miramos dos décadas atrás, nos encontramos con que el origen de Cambio Radical está en el Nuevo Liberalismo, movimiento de hace ya tres décadas del ex candidato presidencial Luis Carlos Galán y el ex Ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, ambos asesinados por el narcotráfico en la década de los 80. Hoy las banderas del movimiento están en manos del Ministro del Interior Germán Vargas, Carlos Fernando Galán, Concejal y candidato a la alcaldía de Bogotá y el ex senador Rodrigo Lara Restrepo, solo por nombrar a sus figuras más visibles. Por otro lado, el partido de la U, fundado para las elecciones de 2006 con la ex senadora y hoy candidata a la alcaldía de Bogotá Gina Parody, el jefe del Partido Liberal Rafael Pardo, el ex Ministro de Hacienda del gobierno Uribe Óscar Iván Zuluaga y el hoy presidente de Colombia Juan Manuel Santos. En esencia todos son liberales, aunque hay algunos colados: desde pastores cristianos hasta el vicepresidente Angelino Garzón, quien en algún momento hizo parte del partido político del M-19 y del Partido Comunista. En consecuencia, sería lógico que estas dos fuerzas dejaran de hacer parte de la mesa de unidad nacional pero para entrar a hacer parte del Partido Liberal como un solo partido. Ésa es la propuesta que está sobre la mesa. Yo la veo inconveniente.
 A 20 años de que la Constitución de 1991 diera punto final al bipartidismo, estamos a punto de volver a él

Hace 20 años el pueblo colombiano escribió la Constitución de 1991, de la mano de los dos partidos tradicionales, liberales y conservadores, en cabeza de Álvaro Gómez y Horacio Serpa, y de un grupo guerrillero recién desmovilizado, la Alianza Democrática M-19, representada en la Asamblea Nacional Constituyente por Antonio Navarro Wolf, estos tres en la presidencia. A uno de los acuerdos que llegaron en esta carta fue que se abriría el sistema político hacia un multipartidismo, que para 1998 alcanzó a contar con alrededor de 80 partidos. Es decir, pasamos de un sistema de dos partidos hacia uno en el que abundaban los partidos de garaje, fundados en la imagen de una sola persona. Simplemente alguien que quería ir al Congreso creaba su propio partido y se colocaba de cabeza de lista, debido a que en ese entonces los ciudadanos votaban por partido y no por candidato. Lo cual cambió en 2003 con la reforma política.

Para 2003 se corrigió el error aunque sirvió para cerrar el escenario político para los partidos, pues ya no se podía crear un partido simplemente consiguiendo firmas sino que quedaba el requisito de obtener mínimo el 2% del total de los votos en elecciones de Senado o Cámara. Gracias a ello, hubo una gran poda a la cual partidos como la Unión Patriótica, Dejen Jugar al Moreno y Visionarios de Antanas Mockus, solo por nombrar algunos, no pudieron sobrevivir. Otros, como el Partido Verde, que inicialmente era la Alianza Democrática M-19 pero con nombre cambiado, o el Movimiento Mira tuvieron que hacer un gran esfuerzo para estar hoy en el escenario político que pasó de tener 80 a 8 partidos grandes en el Congreso.
Lo grave de volver al bipartidismo es que partidos pequeños como el Movimiento Mira puedan desaparecer o ni siquiera tengan la oportunidad de entrar al Congreso

Ya en el año 2011, ¿qué puede pasar? Que volvamos al bipartidismo: de 8 partidos quitemos dos: el Partido de la U y Cambio Radical porque entrarían a hacer parte del Partido Liberal. Junto al Partido Conservador serían mayoría absoluta en el Congreso sin necesitar el apoyo de los verdes, el Polo, Mira ni PIN. Y ojo porque para las próximas elecciones al Congreso a Mira le tocará más complicado superar el umbral que ya no será de 2 sino de 3%. Sin embargo, está en manos de los partidos no tradicionales salvar el sistema político colombiano.

Artículos relacionados

1 comentario :

Ðavid Osorio dijo...

Dejó por fuera a los Progresistas ;)

Por mí, que desaparezca el Polo, el PIN y MIRA (estos últimos ni siquiera entienden de separación entre la Iglesia y el Estado).

El Partido Verde ahora es un apéndice de la U. Realmente siempre ha habido biparitidismo: Gobierno y oposición. No más. Y estas exóticas muestras de pluralismo sólo han aprovechado para volver aún más conservador y retrógrado el panorama político actual.

¿Qué beneficio diría usted que ha traído esta explosión partidista?

Comentarios