31 de diciembre de 2011

La decadencia del rock


Desde que escucho música, es una tradición para mí cada 31 de diciembre escuchar el especial de fin de año de Radioacktiva, la única emisora Rock en Colombia. Ese día es casi un ritual que se haga un conteo con las mejores canciones de rock del año. Si no estoy mal, la primera vez que escuché este conteo fue a finales de los 90, pero lo más seguro es que sea más antiguo, por lo menos de mediados de la misma década, época en que nació la estación. Desde entonces, han sido cien canciones de rock cada fin de año las que la gente de Radioacktiva se ha encargado de regalarnos cada navidad. Tantas canciones han marcado a esta y a más generaciones, que en dos oportunidades he dedicado un post a aquellos conteos, con las mejores canciones del rock de los años 2000 y 2001, basándome en los conteos de la época de la emisora. (Esa es una tarea que retomaré el próximo año con todos los años que faltan). Qué gran sorpresa tuve cuando esta mañana al prender la radio me encontré con que ya no eran cien sino 50. ¿Tan mal estamos de rock por estos días?

Imagen propiedad de ArtFlipp

26 de diciembre de 2011

El fin del paramilitarismo, parte II


Acostumbrados en Colombia a unas desmovilizaciones de grupos armados en las que solo cree el Gobierno, los medios de comunicación han venido anunciando desde la semana pasada que el Ejército Revolucionario Popular Anti Comunista (Erpac) se acogería a la justicia. Realmente no es todo el Erpac, son no más de 200 hombres de un Ejército de más de mil integrantes. Por ahí ya empezamos mal, aunque el Gobierno se niegue a aceptar su participación en la desmovilización. Se trata un episodio más de esas desmovilizaciones que vienen de la época de Álvaro Uribe y Luis Carlos Restrepo con las que "desmontaron el paramilitarismo" y dejaron a las Farc al borde de la derrota, cuando después vinimos a saber que las antiguas AUC se llamaban ahora Machos, Rastrojos, Águilas Negras, Urabeños...y que las mismas Farc decían desconocer un bloque que se llamara Cacica la Gaitana.


24 de diciembre de 2011

¡Feliz navidad para todos!


Tal vez no a "todos" les pueda desear una feliz navidad, pero por lo menos puedo hacerlo con las personas que leen este blog, que seguramente son mis amigos más cercanos y mi familia, y a todos los demás que vean este mensaje también se merecen el mismo saludo no solo de navidad sino de fin de año sobre todo por haber ayudado a este blog a crecer este año en que finalmente cogió seriedad y ganó algo de popularidad. Al mejor estilo de cuando publiqué las canciones más populares del rock en los años 2000 y 2001, costumbre que dejé morir pero espero revivirla en 2012, quiero dejarles un regalo de navidad con algunas canciones navideñas que solo vale la pena escuchar por estas épocas del año. Después de enero no tiene ningún sentido hacerlo.


18 de diciembre de 2011

¿Qué clase de marca es Blackberry?

La navidad se acerca y como ya lo había mencionado los regalos más pedidos son quizás las tabletas y teléfonos inteligentes, y a pesar de que hay una gran cantidad de opciones en el mercado, hay gente que vive como en el año 2003 y aún creen que Blackberry es una gran marca "porque tiene chat". Ya una vez lo dije, cuando andaba con un Motorola modelo 2007, que así me regalaran uno, no lo aceptaría, entre otras cosas porque me molestaba que la gente estuviera más pendiente de una conversación virtual que de una real, pero además porque finalmente Blackberry es una peśima marca, más allá de si su chat es útil o no, lo cual quedó en duda cuando la red global de RIM tuvo problemas en una sola semana, dejando a millones de personas de varios continentes incomunicadas. Por otro lado, para competirle a Apple y a Android, lanzaron un tablet al que no le corría ninguna aplicación; e igualmente presentaron el Blackberry Storm, que presentaba los mismos problemas pero agregándole que teniendo una pantalla táctil había que enterrarle el dedo porque no era nada sensible. Y aún así, hay gente que sigue viendo en Blackberry una gran opción, a pesar de que son unas panelas que hoy todo el mundo tiene, tanto que se les conoce como "las nuevas flechas". 

12 de diciembre de 2011

Yo soy Comcel

Si quieren recibir un trato degradante e inhumano, no es necesario que se acerquen a pedir una cirugía en un hospital público, o que tengan que esperar a cumplir los 60 años para reclamar su primera mesada pensional. Es mucho más sencillo de lo que se imaginan. Simplemente tienen que acercarse a un centro de atención al cliente Comcel. Creo que es una de las empresas peor rankeadas a nivel nacional en atención al cliente. Uno llama al *611 para que un asesor le resuelva a uno una duda tan sencilla como cuánto vale X celular, porque la página es tan mala que uno no entiende el sistema de precios que manejan, y uno al final termina igual o más confundido que antes de hacer la llamada. Y si uno tiene "suerte", y alguien contesta, ponen todo tipo de trabas para que uno no obtenga una información tan sencilla como esa: "no le podemos colaborar porque usted no es el titular de esta línea". Posteriormente, no queda otra opción: como uno busca por Internet y llama y no solucionan nada, la única que queda es ir allá y preguntar personalmente.

10 de diciembre de 2011

Compré un CD

Aunque yo sea defensor a muerte de compartir archivos por Internet, debo reconocer que lo que en ultimas me gusta es escuchar música, aunque a veces no me importe si al artista se le reconoce su trabajo. Creo que lo más importante, incluso antes de entrar a hablar de que se le reconozca o no su trabajo a una banda es que conozca su trabajo. De lo contrario, ¿cómo pretenden que paguemos por un disco de veinte canciones cuando sólo hemos escuchado una? A la vieja industria cultural le duele el modelo de iTunes de pagar por canción, porque dejaron de hacer dinero fácil. Pero no por eso yo no compro música. De hecho sí compro, sólo que me parece un poco cara y no me puedo dar ese gusto todos los días, y cuando lo hago es con artistas que han hecho mucho mérito para que yo saque plata de mi bolsillo y les pague un CD, un DVD o una boleta de concierto. De otra manera, tendría mi biblioteca musical llena de one hit wonders que se volvieron famosos con una sola canción y no volvieron a hacer nada en sus vidas. Precisamente hoy compré un CD. Los que llevan leyendo este blog hace un buen tiempo o me conozcan ya se imaginarán de qué. Pues si he escrito para blogs especializados en el Punk-Rock, creo que no hay muchas posibilidades de que yo compre música de otros géneros.

Les presento mi colección de música

8 de diciembre de 2011

El peor videojuego de la historia


El título de este artículo no me lo inventé yo. Se trata de algo más que un mito urbano, de una leyenda en el mundo de los videojuegos. La historia comenzó hace más de 25 años. Las películas de Steven Spielberg eran un éxito en taquilla en los años 80, sobre todo la saga de Indiana Jones e E.T., y por esos tiempos a algún genio del mercadeo fue de los primeros que se le ocurrió que si algo era capaz de vender en la pantalla grande, ¿por qué la ecuación no funcionaría igual en otros formatos? De ahí en adelante todo sería un desastre: y las ventas fueron lo de menos.

Imagen propiedad de Chicago John

7 de diciembre de 2011

¿Qué le pasó al Polo?


Había una época en la que yo decía que era del Polo solo para agarrarme con la gente, porque hay mucho ignorante por ahí hablado pestes de todo lo que tenga que ver con izquierda. Incluso voté para Presidente y a Representante a la Cámara en 2010 por candidatos del Polo pero de ahí a considerarme militante del Polo Democrático hay mucho, simplemente porque no creo que ningún partido me represente. Al final, partidos que parecían ser la esperanza de la política en Colombia por lo correctos como el Polo y los verdes se convirtieron en exactamente lo mismo que los demás partidos que llevaban años dejándose comer por la corrupción. Hoy no hay mucha diferencia entre lo que en algún momento fue el único partido de izquierda, limpios ante cualquier escándalo, o el Partido Verde que hace un tiempo tomó como banderas la lucha contra la corrupción con un Partido de la U, conservador o liberal que prestaron su nombre para que el paramilitarismo llegara al Congreso. Ya he escrito varias veces sobre qué fue le pasó al Partido Verde, pero ¿qué fue lo que le pasó al Polo?

6 de diciembre de 2011

Seinfeld, la mejor serie de la historia de la televisión


Hasta hace unos años, yo no veía series de televisión, más allá de las que todos hemos visto aguna vez: Los Simpson, Padre de Familia, La Casa de los Dibujos o South Park. Pero nunca me acostumbré a ver series que no fueran animadas. Mi primer acercamiento a una fue El Cartel de los Sapos, producción colombiana de Canal Caracol, en una época en que andaba sin televisor. Gracias a Taringa pude conseguir la primera temporada, 12 DVD, y verla toda en unas vacaciones. Se trataba de una historia basada en la vida real que contaba cómo nació el Cartel del Norte del Valle en los años 90 y cómo acabó todo unos 15 años después. De esto ya hablé alguna vez por si quieren saber un poco más. A partir de ahí comencé una afición a ver programas de televisión en el computador y me alejé mucho de la televisión. Hoy por hoy estoy enganchado a Netflix, servicio del que hace un tiempo di mis primeras impresiones cuando el servicio llegó a Colombia, y prácticamente enciendo el televisor sólo para ver partidos de fútbol de mi equipo favorito o de la Selección Colombia. Eso fue más o menos a finales de 2008 y comienzos de 2009. Para ese entonces descubrí Series Móviles, un sitio en el que están todos los capítulos y temporadas de, yo diría, cualquier serie. Gracias a esa página he conocido series como Friends, Desperate Housewives, The Big Bang Theory y Seinfeld. Sin duda, ésta última es la mejor serie de televisión que he visto en toda mi vida.Seinfeld es una serie de la que escuché hablar muchas veces antes de comenzar a verla, siempre escuchando que era mil veces mejor que Friends. Y no tengo nada contra Friends porque me vi todas las temporadas, y me gustaron pero, haciendo una comparación del humor de la una y la otra, Friends es como para decir "jajaja" y Seinfeld es para botarse al piso y reírse hasta que comience a doler el estómago, aunque tuve que verme varios capítulos antes de comenzar a entender ese tipo de humor. Es complicado de explicar a qué me refiero, pero maneja unos altos niveles de sarcasmo.

5 de diciembre de 2011

¿Es mala la piratería?


Deberíamos compadecernos por todos esos artistas que se van a tener que ir a mendigar plata a la calle para poder vivir. A la industria cultural le gustaría que pensáramos así cada vez que nos bajamos una canción. Gracias a esa mentalidad es que servicios como Napster debieron cerrar hace más de diez años, otros como The Pirate Bay han logrado sobrevivir, y por estos días algunos sitios latinos como Taringa y Cuevana están en la mira. Hace unos días, se habló de que HBO, un canal de televisión de cine, instauraría una demanda contra Cuevana, el sitio de series y películas argentino, por transmitir señal en vivo de un canal de ese país. En cuanto a Taringa, tienen a la justicia encima desde hace un tiempo ya por la misma razón: por violación al derecho de autor. Para protegerse, desde Estados Unidos han propuesto la Stop Online Piracy Act (Sopa) un proyecto similar a lo que se conoció como leylleras en Colombia, Hadopi en Francia o Sinde en España, como finalidad última de judicializar al usuario por infringir el derecho de autor en la red, o para luchar contra la piratería, en otras palabras. Nuevamente, se corre el riesgo de que derechos como el acceso a la información y a la libertad de expresión estén en riesgo. Las medidas son tan exageradas, que incluso Apple y Microsoft se han declarado en contra, al igual que Facebook, Google o la Fundación Mozilla. Volvemos otra vez a un viejo debate del que llevamos más de una década hablando, de cómo Internet puede perjudicar a los grandes artistas pero ¿qué opinan aquellos artistas que no tienen todo el dinero del mundo?

Me parece que el debate de la piratería en Internet ha sido un poco superficial, pues si la legislación que han intentado imponer ha excluido a los usuarios, tampoco se han tenido en cuenta a aquellos artistas y realizadores que están por fuera del modelo tradicional del derecho de autor que "prohibe la reproducción total o parcial de las obras". Hace poco,The Mills lanzó Guadalupe, su nuevo álbum bajo una licencia de Creative Commons. Es decir, colocaron a disposición de todo el mundo y sin que haya que pagar nada el último disco. Se trata de una demostración más de que la piratería, como nos la han pintado, de que equivale a asaltar un banco a mano armada o que es peor que el narcotráfico no es tan mala. Así me lo confirmó Pablo Arturo Suárez, director de cine ecuatoriano, quien resaltó que, gracias a la piratería, más gente de bajos recursos ha podido acceder a contenidos que por la vía legal no hubiera sido posible (entrevista completa, más abajo). Y si bien a mí no me hace falta dinero afortunadamente, ha sido gracias a este modelo de piratería que me he enganchado a series de televisión que inicialmente sólo veía por Internet, o que he conocido artistas por los que finalmente he terminado comprando música original y entradas de conciertos.

Por otro lado, estoy empezando a pensar que sitios como Taringa son la mata de la piratería. Sin embargo, bajo ninguna circunstancia apoyaría ni siquiera que judicialicen a sus creadores, pues en últimas son los usuarios los que hacen funcionar la plataforma de compartir enlaces, sumándole el hecho de que, como dije más arriba, podrían estar en riesgo varios derechos fundamentales. No miremos a los grandes artistas, miremos a los que pagan las producciones de su bolsillo y no pretenden volverse millonarios, simplemente quieren tener unos pesos de más o lo hacen por amor al arte. Creo que a ellos sí les hace daño este modelo del "querer todo gratis". Aunque es un daño moral: ya lo había mencionado en una entrada pasada, y es que el hecho de que alguien baje una canción no implica que una copia se dejó de vender. Y, por supuesto, pueden utilizar Internet para darse a conocer, pero a ellos les duele más que alguien se baje su obra sin pagar nada. ¿Por qué? Porque fueron ellos mismos, no un gran sello discográfico que tiene otras fuentes más para dar a conocer a sus artistas, los que compusieron, produjeron, hicieron arreglos, diseñaron y distribuyeron su material. Ver toda esa inversión en un botón de "Descargar" y no en dinero real debe ser desmotivador.

Sin embargo, cualquier artista tiene que enfrentar la realidad de que el copyright está mandado a recoger y que resultaría complicado vivir a costa de él. Pero tampoco podemos caer en el simplismo de creer que eso implica regalar todo nuestro trabajo. Para escribir este artículo hablé con Nicolás Rocha, otro realizador audiovisual, quien refiriéndose al Copyright y al Creative Commons llegó a la conclusión de que hay que encontrar un punto intermedio, en el que ni se regale el trabajo pero que algo se le reconozca al creador (ver entrevista completa). Yo tuve la oportunidad de participar en Life in a Day, un documental producido por YouTube y LG en el que gente de todo el mundo contribuyó con algún registro de lo que hubiera pasado el 26 de julio de 2010. Al final, uniendo muchos retazos, salió un buen trabajo, simplemente porque nos interesaba dar a conocer nuestro trabajo más que obtener dinero.


Como yo solo soy un aficionado del tema, antes que un experto, creo que la conclusión de todo esto se la debo dejar alguien que lleva más tiempo metido en el tema audiovisual que yo, por tanto, tiene más autoridad que yo. Andrés Forero, de 3da2 Animation: hay que ver para que están usando lo que yo creé, si no se están lucrando, no importa (ver entrevista completa).

Imagen propiedad de Simon Pearson

Comentarios