21 de febrero de 2012

El círculo se cierra alrededor de Álvaro Uribe


Aunque hay algunos ignorantes que creen que Álvaro Uribe fue un paramilitar y que incluso comandó un bloque con arma en mano y brazalete en el brazo, similar a esos que apoyan a las Farc sin conocer la realidad del conflicto armado en Colombia, hay que aceptar que el hoy ex presidente de Colombia siempre ha tenido una vida muy correcta. Antes de alcanzar el cargo público más importante del país, fue Senador, Gobernador de Antioquia y Alcalde de Medellín. Incluso alguna vez leí en un libro escrito por Jaime Barmúdez, uno de sus más cercanos asesores, cómo fue su camino para alcanzar la presidencia de Colombia en 2002. Finalmente fue duro salir del anonimato, con unas encuestas que en nada le ayudaban, y sin partido político, para en poco tiempo no sólo ser presidente de un país sumido en la violencia, sino que lo fue dos veces, llegando incluso a querer parecerse a Hugo Chávez cuando uno de sus más fieles escuderos propuso que un tercer período no sería nada anti democrático. De esta forma, uno se puede dar cuenta de que el problema de Álvaro Uribe no era él mismo sino todos lo que lo rodearon. Hoy por hoy, la tercera parte del Congreso que lo apoyó está presa por sus nexos con el paramilitarismo, tiene a un ex director del Departamento Administrativo de Seguridad, oficina que depende de la Presidencia de la República, preso por las mismas razones y a otra ex directora, escapando de la justicia colombiana. Tiene un primo preso y a un hermano señalado adivinen por qué. Y el círculo es más grande. Al presidente Uribe lo apoyaba mucha gente, por lo que no es raro que cada semana aparezca alguien nuevo involucrado con actos ilegales. Por eso es que a muchos no nos sorprende que Luis Carlos Restrepo, su ex Asesor de Paz, no sólo esté siendo buscado por la justicia sino que haya escapado del país para no dar la cara.


¿Y es justo todo lo que dicen de Luis Carlos Restrepo? Ahora vienen a decir que él no sabía nada y que lo engañaron. La historia es simplemente que un frente falso de las Farc, el Cacica Gaitana, se desmovilizó. Pero tenían uno de los mejores organismos de seguridad del continente, hasta el punto de que tenían a raya a opositores y periodistas que cuestionaran al gobierno, pero este organismo no tenía nada de información de que el frente de las Farc era falso. Además, un Ejército que en poco tiempo llevó hasta su más mínima expresión a las Farc y les dio sus más duros golpes con la muerte de varios miembros de su Secretariado y la recuperación de varios secuestrados en su poder, gracias a información de inteligencia. Pero esta información del Ejército tampoco sabía que el Frente Cacica la Gaitana de las Farc tampoco existía. O lo más seguro es que sí lo sabían pero al Doctor Luis Carlos Restrepo lo que le importaba era mostrar resultados, ignorando todo lo que lo pudiera impedir sus objetivos. Y es que incluso las Farc negaron en su momento la existencia de ese frente, y cuando le preguntaron al comisionado en una entrevista dijo, parafraseándolo, que por qué le tenían que ver el lado malo al asunto, refiriéndose a que el frente era prácticamente nuevo.

De esto se viene hablando desde hace más de cinco años, de la desmovilización de un frente de las Farc que entregó una avioneta que unos días antes había sido incautada por las autoridades, con miembros de las Farc que unos días antes eran gente de la calle a la que le propusieron ganarse un dinero fácil, con fusiles que no servían y uniformes nuevos. Y por algo tan antiguo a lo que algún día le tendrían que abrir investigación, el responsable de las desmovilizaciones en tiempos de Álvaro Uribe, en vez de dar la cara, huye porque según él no hay garantías, a pesar de que otros ex ministros del gabinete de Uribe sí hayan decidido asumir las consecuencias de sus actos. O a pesar de que algunos militares acepten que la última palabra la tiene la justicia. La verdad es que los demás defensores del legado de Álvaro Uribe que se han quedado en Colombia no han dicho que acá no hay garantías. Dan unas explicaciones extrañas de por qué actuaron así pero no acudieron a un asilo político.

Por eso es que resulta extraño que, mientras algunos son "perseguidos" por la justicia colombiana, otros que son responsables del mismo tipo de delitos le dan las explicaciones correspondientes a esa misma justicia, pero con el mismo común denominador: todos esos responsables estaban alrededor de Álvaro Uribe.
Imagen propiedad de La Silla Vacía

2 comentarios :

Daosorios dijo...

Yo estoy esperando que le descubran algo a JOG! Ese tipo es tan inocente como el Papa!

Jdc1983 dijo...

Yo soy semi ignorante, lo imagino con un walkie talkie dando ordenes y de vez en cuando pasandole revista a sus muchachos obviamente con su buena arma de dotacion

Comentarios