13 de febrero de 2012

¿Por qué NO CREER en Dios?


 
La semana pasada este blog recibió las visita número 25.000 y la cuenta sigue en aumento. Se trata del primero de los tres hechos importantes que pasarían este año con el blog. En los primeros días de enero llegamos a las cien entradas y hacia mayo, si no estoy mal, el sitio estará cumpliendo cuatro años de haber sido publicada la primera entrada. Esta vez he decidido hacer algo más que simplemente una entrada, y me tomé la tarea de invitar a varios blogueros y amigos que escriben para celebrar este logro. Hasta el momento en que escribo esta entrada, la lista iba en 20 invitados pero podría aumentar. Esta primera entrada se la dejé a David Osorio (@Daosorios), bloguero también en 'De Avanzada', y quien ya en una oportunidad había sido invitado a escribir también en este espacio sobre 'El Mercado de las Ideas'. Sin embargo, en esta oportunidad lo hice porque como, a pesar de que tengo unas creencias, prefiero no hablar de ellas. Por eso le dejé el trabajo sucio a otra persona para que lo haga, más allá de si estoy a favor o en contra de lo que él dice.

Daniel Afanador

Cuando me invitaron a que escribiera para la celebración de las 25.000 visitas al blog de Daniel Afanador, me dijeron que hablara de por qué NO CREER en dios sin herir susceptibilidades. Eso es algo que se sale completamente de mis manos. Hay personas cuya susceptibilidad se hiere con que uno sugiera siquiera que hay puntos de vista diferentes al conservador. En todo caso me comprometí a no ofender a los creyentes y eso es lo que pretendo.

Por Ðavid Osorio (@Daosorios)

Quiero aclarar que no es que yo me la pase rajando de los que creen en seres sobrenaturales. Lo que pasa es que, si de esa creencia derivan actitudes discriminadoras, me molesto y suelo decirle dos o tres cositas a esas personas. Pero, por lo general, tengo la convicción de que creer en un dios o suscribir una religión es como tener un pene: si te sientes orgulloso de eso, bien, pero por favor no se lo restriegues a nadie en la cara, ni lo compares con el de alguien más, ni te creas mejor por tener y que alguien más no tenga, ni trates de metérselo a la fuerza a nadie.

Ahora bien, mi ateísmo va más allá del desprecio por las religiones. Es científico. Tengo la profunda convicción de que las leyes naturales son eso, leyes naturales, y que, por ende, cualquier ser que sea digno de romperlas debe dar pruebas de su existencia – al fin y al cabo el que afirma es el que tiene la carga de la prueba.

No puedo creer en un ser vivo que no ocupe un cuerpo físico. No puedo creer en un ser omnisciente y consciente que carezca de un cerebro material. No puedo creer en un ser vengativo y celoso que no tenga un sistema nervioso central. Son las mismas razones por las que no creo que Supermán sea real. Sin embargo, creo que la historia de Supermán ha causado menos sufrimiento en la historia que cualquier religión.

A lo largo de la historia, las religiones han causado miseria allá por donde han pasado, oponiéndose al progreso con todo tipo de trabas e imponiéndose casi que a la fuerza sobre los más débiles.

Cuando nacemos, nadie nos suscribe a creer en Supermán, ni nos amenaza con la Zona Fantasma o encerrarnos en la Fortaleza de la Soledad regida por Lex Luthor si no creemos en Supermán. Ninguno de nuestros padres pensaría por un segundo que debería asustarnos con ese cuento, ni siquiera para que nos portemos bien. De hecho, todos los bebés humanos nacemos ateos...hasta que nos bautizan y nos infunden terror con historias de un ‘amoroso’ dios que nos enviará a quemarnos, ahogarnos y torturarnos por toda la eternidad. Ahh, y se supone que también es ‘misericordioso’ (?).

No, respeto la libertad de cada uno a creer o no creer en lo que quiera, a partir de la mayoría de edad, cuando haya alcanzado una edad en la que pueda tomar ese tipo de decisiones. Mi humilde petición es que se prohíba el expendio de religión y dioses a los menores de edad. A partir de ahí, que crean en lo que quieran.


Felicidades por las 25 mil visitas!
 Imagen propiedad de Job_Earth

2 comentarios :

Andrés dijo...

Felicidades.

Luis Fernando Buelvas Tovar dijo...

Una muy racional explicación de tu atesimo, muchas gracias, también soy ateo y llega a ser desesperante que la gente crea tantas fantasias. Sería bueno promover una campaña o algo para que los niños no reciban clases de religión en nuestras escuelas. Un abrazo, hoy descurbri este maravillso blog, y he revisado todas las publicaciones hasta llegar a esta, cuentas con un seguidor más Un abrazo y exitos.

Comentarios