22 de febrero de 2013

¿Dónde quedaron nuestras raíces?

 Imagen: magnusvk

A diferencia de nuestros amigos españoles, paraguayos, bolivianos y peruanos, en Colombia no conservamos rastro alguno de lo que fueron nuestros pasados lingüsticos. Por ahí quedan regadas más de 75 lenguas en todo el país, pero se ha hecho todo lo posible por anular cualquier rasgo de diversidad cultural que podamos tener. Así lo dejó claro la Constitución de 1886, donde quedó establecido el castellano como lengua oficial en todo el territorio Nacional. La de 1991 solo consiguió que las lenguas indígenas fueran oficiales en sus territorios. Y es tan absurda la forma como se ha buscado enterrar esas raíces lingüísticas, que el inglés es idioma oficial en el archipiélago de San Andrés y Providencia. Uno se da cuenta de esto y se pregunta dónde está nuestro pasado lingüístico, el de antes de que llegara el español.
Hace poco tuve la oportunidad de leer El Sueño del Celta de Mario Vargas Llosa. La historia cuenta cómo un irlandés, después de ver los desastres de la colonización en las selvas del Congo en África y en la frontera entre Perú y Colombia en la Amazonía, empieza a reflexionar sobre sus raíces celtas en Irlanda, tras ver el exterminio que estaban causando a los nativos con la esclavitud. Roger Casement, el explorador irlandés que el Premio Nobel dibuja en su obra, empieza a explorar sus raíces hasta el punto de darse cuenta de que su identidad cultural celta estaba desapareciendo, al igual que el idioma de sus antepasados: el gaélico.

El gaélico es una lengua celta que se habla en Escocia desde el siglo V y hoy es parte de su tradición oral a pesar de la llegada del inglés años más tarde. Es un fenómeno similar al de algunas regiones en España, donde todavía se habla catalán, gallego o vasco junto al mismo español que hablamos en Latinoamérica

15 de febrero de 2013

7 herramientas de un bloguero

Leí un post en el blog de Clara Ávila 'Sobre Blogs y marcas personales' en el que dos cosas me llamaron la atención y de las que deberían tomar nota los que aún no entienden el concepto o son incrédulos frente al poder que tiene un blog: la primera es que un Blog es como tu casa en el mundo digital, o al menos esa es la conclusión tras hacer esta observación:

“para mi twitter es el mar, facebook es el puerto donde están mis amigos, mi blog es mi barco e instagram es el catalejo por el que veo el mundo desde los ojos de los demás”

En otras palabras, como decía una de las 50 razones para tener un blog: si no tienes uno, eres un sintecho digital. Piensen en que todo lo que pasa en Facebook y en Twitter es espontáneo. Ya quisiera yo recuperar todos mis tweets de hace un año. Muy difícil en este momento. Y si fuera posible, yo sería la única persona dispuesta a navegar en miles de mensajes. Estoy seguro de que ninguno de mis seguidores los haría. A diferencia de un blog. A veces me comentan en posts que escribí hace años.

En ese sentido, el blog se convierte en una memoria digital en la que está consignada nuestra forma de pensar desde algún momento de nuestras vidas. En mi caso, con el fin de cuidar ese registro, me he valido de varias herramientas que los que hasta ahora se están involucrando deberían conocer y que en su momento yo ni siquiera sabía que existían. Acá van mis 7 favoritas:

4 de febrero de 2013

Recuerdos de Estados Unidos: Baltimore

Mientras escribo esto, recién termina el Super Bowl número 47 y los Baltimore Ravens se acaban de quedar con el título de campeones, tras haber derrotado a los San Francisco 49ers. Como no soy un experto en fútbol americano, dejaré los detalles del partido hasta ahí. Sin embargo, me comprometí a que si los Ravens se quedaban con el campeonato, escribiría un post dedicado a la ciudad donde estos tienen su sede, pues entre otras cosas, estamos hablando de uno de los equipos más importantes de la Conferencia Este de la NFL.

Tenía dos razones para ir por los Ravens. Primero, porque son del Estado de Maryland, donde viví durante 4 meses el año pasado. Allá no había más equipos. Los Redskins son de Washington, D.C.; y los Terrapins son un equipo de fútbol universitario. Y, segundo, porque es una de las ciudades que he tenido la oportunidad de conocer en persona. Así que no tenía otra opción. 

Como ya lo había mencionado alguna vez, yo vivía en Rockville, Maryland, estado de la costa este de Estados Unidos, y ubicado justo al lado de la capital, al igual que Virginia. Las ciudades más importantes, tengo entendido, son Annapolis, por ser la capital del Estado, y Baltimore, por ser un gran puerto marítimo, y la casa de los Baltimore Ravens en fútbol americano. En baseball tienen a los Orioles. Por esta razón, si uno va a Washington, Maryland o Virginia, es casi obligatorio ir. O puede ser que, si uno va a alguno de estos tres estados, el avión llegue a esta ciudad, pues tiene uno de los aeropuertos más importantes de toda el área.

Comentarios