27 de febrero de 2014

Qué pasa en Venezuela, pt. II

Hace 15 días escribí un post “para Dummies“, explicando lo que pasaba en Venezuela y de por qué la crisis del Gobierno de Nicolás Maduro estaba directamente relacionada con la corrupción y la inflación. En días siguientes, un buen amigo y lector de este blog que por cuestiones de trabajo ha viajado frecuentemente a Caracas en los últimos años me escribió un correo detallándome cómo y por qué empezó la crisis en Venezuela, así como me dio su opinión sobre lo que está pasando en este momento.

De paso les recomiendo un artículo que más que explicar por qué no hay papel higiénico en Venezuela, como señala su título, va más allá y explica por qué un país entra a una crisis como la que pasa el Gobierno en Caracas.

El día de hoy quiero compartir con ustedes el mensaje enviado por mi amigo para que conozcan más detalles sobre por qué Venezuela está como está. El autor de este comentario me pidió no revelar su nombre.

La Venezuela de hace 20 años tenía problemas económicos. Siempre los ha tenido. Siempre ha habido mucha pobreza en Venezuela. Lo que sucede es que Chávez a partir de marzo de 2006 empezó a destruir el sistema productivo. En ese mes expropió los 16 hatos ganaderos más importantes del país y solo 3 meses después comenzó algo que nunca se había visto en Venezuela: el desabastecimiento. En esa oportunidad correspondiente a carne y a leche.

Por otra parte, Venezuela era un importante exportador de acero y aluminio. Una de las principales empresas de Venezuela después de PDVSA ha sido SIDOR, productora de acero, pero hoy en manos del Gobierno.  Hoy Venezuela ha pasado de ser exportador a ser importador. Las empresas del Gobierno tienen grandes fallas de mantenimiento y administración que afectan la producción

Anexo un link del día a día de acerías SIDOR:

Link sobre Venezuela como productor mundial de aluminio:

Al acabar el sistema productivo, todo es importado. Un ejemplo claro es que su plato del almuerzo diario popular es el 'pabellón', que consta de arroz, carne desmechada, caraotas (frijol pequeño que es el que se consume en casi todos los países de América Latina), tajadas de maduro y huevo frito. Hoy todos los ingredientes del plato más popular (equivalente al corrientazo de Colombia), son importados, a pesar de poseer una de las tierras más fértiles de la región, no se produce nada. Me comentaba un conocido que sabe acerca del agro de Venezuela que el único producto con el que son autosuficientes es con el cerdo.

Venezuela era importante exportador de aluminio, acero y alimentos. Al acabar con el aparato productivo, sus importaciones crecen día a día, y si a esto le sumamos que la producción de petróleo se disminuye debido al mantenimiento inadecuado, la prohibición y control de los dólares (solo es permitido que una persona tenga dólares si se los ha comprado al Gobierno, anteriormente por intermedio de CADIVI, ahora por el Instituto de Comercio Exterior), por lo cual no hay dólares y no se puede importar. Los dólares del Gobierno son entregados a los importadores, pero están limitados a medicamentos, alimentos (que casi en su totalidad son importados por el Gobierno) y materias primas, pero los importadores se quejan de que hace varios meses no les cambian dólares y no han podido importar. 

Para los demás productos es muy complicado y los importadores tienen que comprarlos en el mercado negro. Hasta septiembre de 2012 un dólar negro se conseguía con $8 VEF (Bolívares Fuertes), el oficial costaba 4,30, es decir casi al doble pero de esa manera durante varios años los comerciantes hacían importaciones, al pasar el cambio del mercado negro a $80 VEF por $1 USD  como está en promedio ahora, es imposible importar y la crisis tenía que estallar al no conseguirse medicamentos, alimentos y de ahí todo lo demás. 

Tengo un amigo que compró una camioneta nueva hace 2 años, tuvo una estrellada leve y se le daño un repuesto, eso implicó que no pudo volver a usar esa camioneta durante casi un año, hasta que viajó a Colombia y compró el repuesto.

En resumen, considero que gran parte de la crisis es consecuencia de haber acabado el aparato productivo, esto con el único fin de que sea el Gobierno el que controle todo, pero el costo para la población es demasiado alto. Va a ser demorado reconstruir toda la infraestructura de producción. 

Como esto tiene enemigos, (ya que quienes entienden de esto sabían las consecuencias de lo que es acabar el sistema productivo de un país), viene un paso político que es el del discurso, entonces compran de diferentes maneras a la gente más pobre y utilizan un discurso que polarizó al país y lo dividió en dos:

1.    Los "fascistas oligarcas de extrema derecha" a quienes insultan, se burlan, y les ponen apodos como: escuálidos. Es de anotar que una de las diferencias que hay entre democracia y dictadura es que en la primera a la oposición se le escucha y se le respeta; en la dictadura, a la oposición se le denigra con términos peyorativos, se le insulta y se le intimida. En Cuba les llaman "gusanos" y al gusano se le pisa y se le mata.

2. Para ellos el pueblo son las personas que pertenecen al partido Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Están registrados y se les paga salario mínimo en caso que no tengan trabajo, son quienes engrosan las manifestaciones del gobierno cuando éste los requiere, conforman el comité de aplausos, viajan al exterior con el único objetivo de lanzar vivas al presidente cuando llega a otro país y es a ellos a quienes dirigen el discurso que todos conocemos. Cada vez que expropian una empresa les dicen, antes esa empresa era de la burguesía, ahora es del pueblo, "es de todos ustedes".

De las empresas expropiadas como PDVSA, SIDOR, CEMEX, CANTV  y muchas otras, todas eran productivas, hoy solo constituyen una carga salarial para el gobierno. Todas producen pérdidas.

20 de febrero de 2014

Voto en blanco en Colombia. ¿Vale la pena?

A menos de 1 mes de las elecciones legislativas en Colombia, donde los colombianos elegiremos Senado, Cámara y Parlamento Andino que nos representen durante los próximos 4 años, y a 3 meses en los que en las urnas decidiremos si Juan Manuel Santos continúa o no con su mandato, ha surgido una propuesta que mucho se parece a lo que en 2010 conocimos como la Ola Verde, en la que un amplio sector de la población se manifestó en contra de la política tradicional.

Aunque en aquella oportunidad las maquinarias ganaron, esta fue una de las pocas veces en las que el voto de opinión tuvo un impacto significante en cuanto a la movilización de una propuesta política en Colombia, llegando hasta segunda vuelta con un candidato que no tenía ninguna oportunidad. En 2006 Antanas Mockus había conseguido el 1.2% de los votos.

Ya en 1991 un efecto similar lo había conseguido el movimiento estudiantil, convocando a una Asamblea Nacional Constituyente, y 20 años después los colombianos pedían nuevamente un cambio en la política tradicional que finalmente no se dio

Esta vez, en 2014, se trata de hacer campaña por el voto en blanco, una tradición casi inexistente en nuestro país, pues si cerca del 50% de la población es abstensionista y desconoce el real alcance de su voto, mucho menos va a conocer el poder del voto en blanco, que en las presidenciales de 2010 registró el 1.53% del electorado.

Se ha hablado mucho en las últimas semanas sobre el voto en blanco. Hay quienes están a favor, y quienes están en contra. Quienes lo apoyan hablan de un castigo en contra de la política tradicional y de cambiar a todos los candidatos. Quienes se oponen dicen que realmente no serviría de nada, pues lo máximo que podría llegar a pasar sería que los partidos que no superen el umbral no se vuelvan a presentar, y los que sí lo superen sencillamente se volverían a presentar. En elecciones presidenciales los partidos podrían cambiar de candidatos y habría nuevas elecciones.


13 de febrero de 2014

Qué pasa en Venezuela

No soy venezolano; no he ido a Venezuela; y apenas he conocido algunas personas de mi país vecino. No obstante, Colombia y Venezuela comparten más que una línea fronteriza. Comparten gran parte de su historia y de su cultura, motivo más que suficiente para escribir el día de hoy sobre la precaria situación social y económica que sufren nuestros hermanos venezolanos.

Venezuela de 20 años para atrás era un país normal, como cualquier otro de la región. La gente vivía bien, no había problemas económicos, había una bonanza petrolera importante y tenía buenas carreteras. De todo eso solo quedan las vías. Hoy ni harina, ni aceite, ni azúcar se consigue. La inflación está por encima del 50%, y el crimen parece quitarle el monopolio de la fuerza al Estado. Solo en 2013 murieron más de 24.000 personas en hechos violentos.

6 de febrero de 2014

Cómo aprendí a hablar 4 idiomas

(Si quieres saber cómo aprender inglés o cualquier idioma de verdad, tal vez deberías leer esto)

Es una pregunta que me hacen muchas veces. Otras veces me preguntan cómo aprendí a hablar inglés sin siquiera salir del país. Esta semana llegué a Sao Paulo. Vine a hacer una maestría y estaré mínimo 2 años aquí, gracias a una beca que conseguí. Muchos nativos se han sorprendido cuando les digo que todo mi portugués lo aprendí en Bogotá, que llevo 15 días de haber llegado y que es la primera vez que vengo a Brasil.

Se sorprenden porque aparentemente tengo un nivel bueno, algo que normalmente puede llegar a tomar varios meses de adaptación. Yo lo cogí un poco más rápido y hasta el momento no he tenido problemas comunicándome con nadie de mi entorno.

Habrá quienes digan que para quienes hablamos español el portugués es más fácil, pero si fuera así habría más gente hablándolo, ¿no? Incluso me sorprende el alto número de personas que sin saber absolutamente nada se arriesgan a tomar un examen internacional de portugués. En serio, no es tan fácil como parece.

Lo que sí es cierto es que la gramática y el vocabulario del español y el portugués son muy similares (la del francés también, del inglés casi nada), así que cuando uno sabe solo español y escucha a alguien hablar en portugués es probable que uno entienda un 50-60%, pero de ahí a decir que es fácil hay mucha diferencia.

Cómo aprendí a hablar 4 idiomas

Aclarado esto, quiero explicarles cómo conseguí hablar español, inglés, francés y portugués.

Comentarios