25 de abril de 2014

El contrapeso de Google y por qué no todo está perdido

Tras mi post de la semana pasada en el que expliqué por qué, a pesar de que hace un año me propuse a no utilizar más los servicios de Google por miedo a su poder hegemónico, finalmente terminé cediendo y hoy utilizo casi todos los productos que se puedan usar con una cuenta de Gmail; me pareció percibir un pesimismo y temor entre los comentarios que recibí, como si Google tuviera un plan macabro para dominar el mundo.

No creo que las cosas sean así. Sí, Google es una empresa muy poderosa. No solo son propietarios de nuestro servicio de correo, de nuestro navegador, de nuestro buscador favorito, y quién sabe de cuántas cosas más. Ya incursionaron hasta en el mercado de la energía solar¿Hay algún mercado en el que aún no estén presentes?, pero el punto es mirar la dirección hacia la que se mueve el mundo y no creer que todo son malas intenciones. De la misma forma en que McDonalds, Nike y Coca Cola, junto a muchas otras marcas y compañías, se impusieron en la sociedad del consumo, lo mismo está pasando con Google, y eso no tiene por qué ser necesariamente algo malo.

La ecuación es tan sencilla como que si antes no había Internet, las empresas que empezaron en los 90 y 2000 a pensar en todo el planeta conectado son las que están hoy al frente del mundo y presentes en nuestra vida diaria. No estamos hablando solo de Google, sino de Amazon, PayPal, Dropbox, GoDaddy, WordPress y muchas más, junto al ecosistema de Startups que se está configurando hoy en todo el mundo. Hay quizás empresas por las que hoy nadie dé un peso y que mañana cuesten millones de dólares.

El punto de lo que estoy diciendo arriba es que más que mirar con miedo a una empresa muy poderosa porque tiene nuestros datos, entendamos que el mundo no es igual que hace 20 años y que es el curso natural de las cosas. Quizás hasta nos deberíamos alegrar de que una empresa que siempre ha defendido la libertad en la red tenga tanto poder de Lobby dentro del Congreso de los Estados Unidos.

Por lo que nos deberíamos preocupar es por si hay suficiente competencia y que una sola empresa no acapare todo el mercado. Esa era mi crítica hace 1 año, y aún lo sigue siendo, pero afortunadamente hay campos en los que otras empresas mandan y contra las que es muy difícil competir, como Netflix en las series y películas por Streaming; Pandora y Spotify en música en línea; Evernote para tomar notas; Quora para hacer y responder preguntas...y así se están creando empresas de tecnología todos los días. Google podrá incluso tener su propia versión de algunas de ellas, pero nadie puede ser el mejor en todo.

La otra cuestión es que por más que Google o Apple estén comprando compañías más pequeñas todos los días, el dinero no les va a alcanzar para quedarse con todo el mercado. Competencia siempre habrá. Creo que apenas lo empezamos a entender, ya que hasta ahora lo que hemos estado haciendo es una mala lectura del momento actual que vivimos. No hemos comprendido la magnitud de que Internet esté presente las 24 horas del día para nosotros, y lo seguimos viendo como un servicio más que llegó en los 90. Esto genera nuevos actores, nuevos escenarios y una nueva repartición del poder.

Cuando nos demos cuenta de dónde estamos parados, nos vamos a dar cuenta de que, siempre y cuando haya un contrapeso (que creo que siempre habrá), no todo está perdido

Los dejo con un vídeo publicado en YouTube en el año 2006 en el que se proyectaba para 2015 un escenario un poco caótico como al que mucha gente le tiene miedo. ¿Cuánto de esto llegó a pasar?

18 de abril de 2014

Me rindo. Por qué perdí mi batalla frente a Google

Fue hace casi 1 año que Google sorprendió a la Internet con el anuncio del cierre de Google Reader, una herramienta que servía para seguir blogs, casi de la misma forma en que uno sigue cuentas en Twitter. Era muy útil, ya que nos permitía seguir cuantos blogs quisiéramos en una interfaz amigable y rápida, en la que se nos presentaba solo el título del post, la fecha y el nombre del blog. Esto ahorraba todo el trabajo de entrar uno por uno a nuestros sitios favoritos y ver si había algo nuevo. En cambio podíamos simplemente ver un Timeline con títulos, y si uno nos llamaba la atención lo leíamos sin tener que ir al sitio. Todo se podía hacer desde ahí, incluso compartir o guardar para leer después.

Aunque a la semana siguiente ya había aplicaciones que cumplían exactamente la misma función como Digg, Feedly o The Old Reader, entre un par de otras, la cuestión no era si se podía reemplazar o no, sino que Google les quitaba a 5 millones de usuarios una herramienta tan útil como lo era Gmail o Google+, y todo era por presiones de sus inversionistas tipo: "no nos está generando las ganancias suficientes". Algo increíble cuando Google vende celulares y tabletas a pérdidas con su serie Nexus.

En esa oportunidad, apoyé la propuesta de Enrique Dans de abandonar gradualmente los servicios de Google. Google había dejado de ser el 'Don't be Evil' que fue a finales de los 90, y había pasado a convertirse en el nuevo Microsoft, el dueño de un monopolio a nivel mundial. Google hoy no es solo un buscador. Es el dueño de la página de vídeos más vista del mundo, tiene 2 sistemas operativos, tiene una línea de productos para computadores, tabletas y celulares, es un gigante de la publicidad y está hasta desplegando su propia red de fibra óptica en Estados Unidos.



Google está presente en prácticamente cualquier aspecto de nuestras vidas y se ha conevrtido en El Gran Hermano que todo lo ve, pues sabe todo de nosotros si usamos Google Chrome, o incluso si tenemos una cuenta de Gmail sabe quiénes son todos nuestros contactos. Sería penoso que nuestra impresora cobrara vida y empezara a imprimir todas nuestras búsquedas cuando no estemos.


Bajo ese panorama yo también en su momento me propuse a abandonar gradualmente los servicios de Google. Solo no estaba dispuesto a hacerlo con Android, pues a diferencia de otras líneas de producto de Google, Android en su momento fue una empresa independiente a la que aún hoy sigo viendo como símbolo de lo que es una Startup. Pero más allá de eso estaba dispuesto a dejar de usar el buscador de Google, Gmail, Google+, Google Drive, Google Maps...en fin.


12 de abril de 2014

Mi respuesta a una lectora insatisfecha

Comentario de una lectora en mi post del jueves sobre creatividad, inspiración y estructuras rígidas. Decidí hacerlo acá ya que me extendí solo un poco en la respuesta, y al mismo tiempo me daba más libertad para explicar algunos puntos. El comentario fue el siguiente:

Un saludo Daniel. Sigo tu blog desde hace poco tiempo, alrededor de 3 meses. Ya me he leído muchas de tus entradas aunque no las he comentado, no tengo esa costumbre a pesar de que leo bastantes blogs y columnas a la semana. Sin embargo quise comentar ahora dado que no puedo evitarlo. La verdad es que me resulta molesto el uso que le das a la negrilla en las frases de cada párrafo, lo haces demasiadas veces, ¡es exasperante! Veo que es una costumbre que se ha arraigado últimamete en muchos bloggers alrededor del mundo, supongo que es para hacer más dinámica la lectura, que no nos de tedio leer tantas palabras "ahí regadas", y encontrar frases o palabras que puedan llamar nuestra atención. Yo entiendo eso. Pero como te podrás dar cuenta hay bloggers que utilizan esta herramienta de manera discreta y realmente útil, por ejemplo en esta entrada de xatakaciencia http://goo.gl/pCwRj1 puedes ver como se hace uso de la negrilla en la frase/palabra apropiada sin fusilar el texto a punta de resaltadores que al final no nos dicen nada relevante sobre el párrafo actual. Otra cosa también es que pones muchos enlaces... se que es importante autoreferenciar tu blog, pero hazlo con más mesura.. Sobre tus experiencias, creo que ya muchos sabemos como has escalado peldaños hasta llegar donde estás, no creo que sea necesario repetirlo tantas veces, ni siquiera para un primer lector! Perdona, se que de pronto soy la única persona que se ha fijado o quejado al respecto, solo que no puedo evitarlo... me resultan bastante interesante las ideas que abordas en tu blog, pero no quisiera tener que abrir un lector especial para enterarme de ellas. Sin mencionar que el diseño de la página está exageradamente ancho, pero bueno, es otro tema. Perdona también por eso.

Angélica

Mi respuesta:

Hola, Angélica. Antes que nada, te agradezco por tomarte el tiempo de leer mi blog, y de dejarme un comentario. Los comentarios son muy valiosos para mí, ya que más allá del número de visitas, son un indicador de que alguien está realmente leyendo mi blog. De igual forma, te agradezco por resaltar que en este blog manejo ideas interesantes :)

Por otra parte, lamento que, en cuanto lo demás, casi nada de lo que hago en este blog sea de tu agrado. Sin embargo, creo que estoy haciendo algo bien cuando veo que no todos son aplausos y felicitaciones, sino que hay gente a la que no le gusta lo que estoy haciendo y que es muy fácil agarrarse de detalles como hasta del ancho de la página para adornar esa crítica.

Uso de negrillas y enlaces


Vamos por partes, y trataré de responder uno a uno los puntos que mencionas. Empecemos con el uso de las negrillas. ¿Por qué las uso? Por 2 razones. Primero, porque sé que el usuario en Internet común, a diferencia de ti que me ha leído durante 3 meses, no se lee un post completo, ya sea porque no quiere o porque no le queda tiempo. Las negrillas desempeñan el papel de ponérselo más fácil a esos lectores, para que lean solo los fragmentos más importantes, y se lleven una idea sobre de qué se trata el texto. Si encontraran en negrilla solo unas cuantas palabras clave, o nada, no les estaría diciendo cuáles son las ideas más relevantes del post y les daría pereza leer más allá del título.

La segunda razón por la que uso negrillas, y aquí voy a hablar un poco de optimización, es que yo como Blogger no puedo pensar solo en mis lectores. Tengo que pensar también en Google, que según puedo ver en Google Analytics, me registra el 78% de las visitas desde búsquedas orgánicas. Es decir, gente que escribió una frase completa o le preguntó algo a Google y llegó a mi blog. Si yo no le diera fuerza a esas frases completas que tanto te molestan, menos gente estaría llegando a mí desde buscadores. Ese concepto en SEO es conocido como 'Long Tail'. (Mi blog tiene un Long Tail enorme, por cierto).


Pero si tanto te molesta, aquí tienes 3 posts que no tienen negrilla: este, este y este.

En cuanto a los enlaces dentro de mi propio sitio, ofrecen información que no quiero o no tengo espacio para explicar. Esto, además de darle más navegabilidad al sitio, sirve para dar a conocer entradas antiguas y que el lector permanezca leyendo más de un post. Con esto pretendo reducir la tasa de rebote que tengo en 80%. Es decir que de cada 100, 80 no pasan del primer post.

10 de abril de 2014

Creatividad, inspiración y estructuras rígidas

Cuando empecé este blog, mirando las primeras entradas vistas a la fecha de hoy, 6 años después, me parece que apestan. Tenía excelentes intenciones, me consideraba bueno escribiendo, lo disfrutaba, pero más que escribir bien yo lo que tenía era un buen poder de convencimiento y manejo de argumentos, mas no era nada pulido escribiendo. Era un poco más como un robot sin estilo. Ese estilo que no tenía lo he adquirido leyendo blogs y sitios de noticias en Internet todos los días durante años. Y, claro, escribiendo mucho.

Para adquirir ese estilo me tomó mucho tiempo. Muchos posts que si fuera por mí los borraría y temas de los que no volvería a escribir si me lo preguntaran hoy. Un ejemplo de ello lo traigo de un recuerdo del año 2012, cuando tuve la oportunidad de ser Blogger para Agua Brisa, que es una marca de Coca Cola en Colombia. En Brasil es conocida como Crystal, y en Argentina, como Bonaqua; pero la imagen es la misma.

No sé en qué estaba pensando el genio de la publicidad al que se le ocurrió que era buena idea ofrecerle a Coca Cola un Blogger que no tenía ni idea sobre medio ambiente para que hablara de cómo podíamos cuidar el planeta. Por esa época me enteré de que en el mundo de la publicidad cuando el año se va a acabar y una marca aún tiene presupuesto para gastar, entonces hacen aprobar proyectos así sea a las patadas para que no los castiguen con menos presupuesto al año siguiente. Bajo esas circunstancias fue que resulté escribiendo sobre un tema del que no tenía ni idea.

En fin, como tenía que alimentarme, y ya no tenía excusas para seguir en la casa sin hacer nada, decidí aceptar, lo que desde un punto de vista creativo fue un error: había aceptado escribir para alguien que aún sabiendo menos que yo sobre blogs y redacción básica me iba a decir dónde iban a ir las comas. Aunque un poco exagerado lo que acabo de decir, durante unos meses tuve que enviar artículos que pasaban por al menos 4 filtros antes de que me dijeran de vuelta que le tenía que quitar o arreglar unas frases porque no se ajustaban al mensaje que quería imprimir la marca. Y luego venían los 4 filtros de nuevo.

El problema de esto era que además de que me estaban condicionando sobre cómo debía escribir, me estaban condicionando la temática. Yo nunca había escrito sobre medio ambiente, y estaba haciendo mi mejor esfuerzo. Incluso hice una buena investigación sobre energía solar hasta con entrevistas; propuesta que posteriormente fue rechazada por uno de esos 4 filtros.

A lo de arriba le sumo un detalle que me parecía de mal gusto. Me habían llevado para escribir 2 posts semanales, pero hasta ahí iba mi papel dentro la campaña. Si yo hacía alguna sugerencia o incluso preguntaba al cliente qué tal habían estado los posts, no había ninguna respuesta. Eso quizás esté bien para alguien a quien le paguen por sentarse al frente de un computador, pero en todos los otros trabajos que he tenido y demás proyectos en que he participado siempre me destaqué por dar buenas ideas y aplicarlas.

Y algo más. Las 2 partes que habían hecho la negociación, desde mi agencia y desde el cliente, no sabían dónde estaban parados si les hubieran preguntado algo sobre blogs. Hoy después de haber trabajado en SEO por más de 1 año y con mi blog que para ese momento manejaba unas 3.000 visitas mensuales, creo que les hubiera podido dar unas buenas ideas de qué hacer y qué no hacer.

Todo lo de arriba para llegar a lo siguiente: trabajar bajo un ambiente en el que me decían todo lo que tenía que hacer, no podía proponer nada y en que me tenía que adaptar a la estructura que ya existía desde mucho antes de que yo llegara, solo sirvió para bloquear mi creatividad y perder la inspiración.

Yo soy del tipo que para escribir un post como este debo tener 10 pestañas abiertas y estar haciendo 10 cosas a la vez para que me fluyan las ideas. Eso implica estar con Facebook y Twitter abiertos y a la vez respondiendo correos o comentarios del blog. Es diferente a lo que dije hace unos días de cómo ser más productivo y dejar de perder el tiempo, ya que cuando escribo las distracciones no son un problema. En cambio cuando se trata de tareas que exigen altos niveles de concentración trato de no perder el tiempo.

La anterior es una parte de la historia de este blog que no había contado, y de la que puedo sacar la siguiente conclusión: el ambiente estricto (de oficina), en el que a veces no dejan a sus empleados ni entrar a Facebook, en el que se trabaja de 9 am a 6 pm, que uno no puede acostarse un rato a dormir después del almuerzo o en que, como me pasó a mí, no dejan proponer nada...Ese ambiente solo consigue coartar la creatividad, la imaginación y la inspiración.

4 de abril de 2014

Lo que no enseñan en la universidad


Párrafo 0: pueden saltar al párrafo 5 si quieren que vaya al grano.

La universidad, y la educación al menos en nuestros países occidentales del tercer mundo, está hecha bajo un modelo de ser educados para aprender a cumplir órdenes y hacer lo que nos digan que hagamos. La misma estructura del salón de clases con un profesor que está a una altura diferente de la de los alumnos, diciéndoles cómo deben pensar, habla mucho sobre cómo funciona nuestro modelo educativo. Se trata de prepararnos para que cuando acabemos la universidad procuremos un empleo que nos brinde seguridad económica de la misma forma en que nuestros padres lo hicieron hace unas décadas.

Para lo anterior no me estoy basando más que en mi observación tras haber pasado al menos 17 años entre el colegio y la universidad, y tan pronto como me gradué haber tenido el pensamiento de que debía empezar a trabajar porque "es lo que todo el mundo hace". Creo que lo volvería a hacer. Aprender a ganarme mi propio dinero y a comprar mis cosas me hizo apreciar más el haber tenido la oportunidad de haber ido a la universidad, porque por más emprendedor que me considere, el título profesional siempre me va a servir cuando las cosas estén difíciles y quiera ir a trabajar a una empresa. Espero algún día volverlo a hacer.

De aquí a que llegue ese momento, y mientras estudio, seguiré trabajando en algunos proyectos personales que todavía no tienen mucha forma, ni tengo muy claro cómo voy a monetizar. No tengo afán, así que lo seguiré pensando con calma. 

No obstante, para que esos proyectos funcionen, al igual que otros en los que he tenido la oportunidad de trabajar en el pasado, me hubiera gustado que la universidad me enseñara algunas cosas que se usan en la vida real, y que como dije hace unos días, me sirvieran para SOLUCIONAR PROBLEMAS, para eso es que a uno le pagan, ya sea en una empresa o en un proyecto propio.

Párrafo 5: ¿Por qué pagamos por usar una tarjeta de crédito? Porque nos soluciona el problema de pagar cuando no tenemos efectivo. ¿Por qué pagamos una comisión cuando utilizamos Airbnb? Porque nos ofrece una plataforma para alquilar nuestra casa cuando alguien venga a la ciudad. ¿Por qué WhatsApp nos cobra $1 USD al año? Porque es la manera más sencilla de comunicarnos desde un smartphone.

Lo de arriba sencillamente son ejemplos de cómo cualquier modelo de negocio está basado en ofrecer soluciones a los problemas de las personas. Pero lo que uno debe sacar de esto es cómo lo podemos escalar y aplicarlos a proyectos más realistas y que no pretendan competirle a empresas que mueven millones de dólares como Visa, a Airbnb o WhatsApp. Hablemos simplemente de abrir una empresa con un amigo y que esa empresa empiece a ser autosostenible para que nos dé trabajo a nosotros y ojalá a más personas.

El problema de crear esa empresa, en Colombia al menos,es que en la universidad, a no ser que uno haya estudiado negocios, adminsitración o contabildiad, uno poco o nada se entera de cómo se mueve el dinero todos los días. A uno no le enseñan que hay impuestos más allá del IVA y que haciendo cuentas de todo lo que uno le pagaría al Estado en cargas tributarias, ese Estado es casi que socio de uno en un 35%.

Esas cuentas las hicimos cuando en mi último trabajo después de llevar un desorden contable por cerca de año y medio de haber sido creada la empresa se nos ocurrió indagar acerca del tema, para caer en cuenta que hay que pagar 7 tipos de impuestos diferentes en Colombia: ICA, Reteica, Cámara de Comercio, impuesto a la renta, retefuente, IVA y Cree. Además hay que pagarle todas las obligaciones a cada empleado. Este artículo sobre por qué es tan difícil crear empresa en colombia lo explica con más detalle.

Si tan solo nos hubieran explicado eso cuando vimos clase de emprendimiento y en la primera clase nos hubieran aclarado que las cuentas de la empresa las debe llevar un contador y no uno mismo, creo que menos empresas quebrarían, o al menos no se arriesgarían en salir al mercado sin tener todo esto presupuestado.

Pero otra cosa que tampoco enseñan, pero por la que afortunadamente no he tenido que pasar, es que una empresa debe tener un abogado. No tiene que trabajar de lunes a viernes en horario de oficina al igual que uno, pero toda empresa debería tener acceso a asesoría legal al menos para que revise los contratos que se firman con los clientes o para que le diga a uno qué hacer cuando un cliente insatisfecho dice que lo va a demandar a uno.

La gente de Mejorando.la es un muy buen ejemplo de lo que estoy diciendo. En el vídeo explican cómo se asesoraron legal y contablemente para fundar su empresa en Estados Unidos y pagar menos impuestos que en Colombia.