10 de febrero de 2015

El juego para aprender a resolver problemas

No sé si yo sea la persona más indicada para hablar sobre este tema, pero por alguna razón acabé leyendo en Quora algunos temas con curiosidades sobre gente que jugaba al Póker. Lo digo porque ni me la paso en un casino, y si he jugado a apostar tres veces en los últimos seis meses sería mucho decir. Sin embargo, me llama la atención este tema porque cualquier juego en el que uno compita por ganar con otras personas implica adquirir o tener mejores habilidades que nuestros contrincantes seguramente también tienen.

Más allá del tema de que haya dinero de por medio, y de que el ganador siempre dependa de que va a haber gente perdiendo, creo que lo interesante son las habilidades mentales que uno puede adquirir para resolver problemas. Si la mente de uno se vuelve más ágil gracias a que seamos capaces de resolver un problema X en un juego Y, lo más seguro es que podamos llevar estas mismas destrezas a la vida real. Es como aprender matemáticas en el colegio: no es que uno las vaya a utilizar en la vida real de la misma forma en que a uno le enseñan (por eso hay calculadoras), pero sirve para volver a la mente más ágil.

En mi caso, además de aprender mucho inglés jugando a las cartas de Magic cuando era pequeño, aprendí que uno debe aprender a solucionar situaciones con los elementos y la información que se tengan a la mano. Lo más seguro es que, al igual que en la vida real, no vayamos a tener siempre a alguien al lado esperando por la aprobación de nuestras acciones.

Aquí entra el tema de los casinos, que me sirve para explicar mejor. Si bien mi intención aquí no es decirte que te metas al primer lugar de mala muerte que encuentres a apostar todos tus ahorros, solo quiero utilizar la idea de casino para referirme a un sitio por el que a cambio de unos pesos/dólares, vamos a aprender a desenvolvernos en situaciones bajo presión en las cuales se enfrentarán nuestras emociones y nuestra capacidad analítica. Estarás entre jugar inteligentemente y ganar poco, o dejarte llevar por tus emociones y perder mucho dinero (o ganar, quién sabe).

Como nada es gratis en la vida, claro, eso dice una canción del Cuarteto de Nos, una forma de adquirir este conocimiento es apostando. Olvídate de hacerte millonario con poco esfuerzo y más bien pregúntate: ¿qué harías cuando se te acabe, o cuando ganes mucho dinero?, ¿apostarías más, o te retirarías? Si aprendes a diseñar un plan para manejar tus recursos, es probable que puedas escalar esto mismo en otros campos: por ahí va la diferencia entre alguien que invierte en la bolsa y otro que especula.


A lo que voy con todo esto que estoy diciendo es que muy poca gente lo tiene en cuenta. Los que lo tienen en cuenta son a los que mejor les va, y no lo aprendieron de la noche a la mañana. Debieron jugar mucho, estudiar e invertir bastante tiempo y dinero. Ahora bien, si de verdad te interesa ver de qué se trata, podrías apostar y probar en un lugar que tengas cerca en el que aprender todo esto, bajar una aplicación al celular que te enseñe, o podrías buscar por Internet a ver qué encuentras. Por ejemplo, sé que en casino.com dan bonos si uno va a jugar por ejemplo ruleta online por primera vez o, por el contrario, puede jugar sin dinero real. Solo hay que crear una cuenta. En el peor de los casos podrás retirarte y algo habrás aprendido. O si ganas algo, estará en tus manos: te vas con algo seguro, o juegas con lo que acabas de ganar. La cuestión es que esas son las decisiones de las que uno va a aprender: con dinero en tus manos o con todo perdido, ¿cuál es el mejor momento para retirarte?

En caso de que seas bueno y decidas no retirarte, lo más seguro es que estés ganando dinero: o muy poco para ser todavía un simple hobby, o mucho como para que te dediques de lleno a esto. También habría un tercer posible escenario con el que tener cuidado en el que te vuelvas un adicto al juego. Pero en caso de que esto no pase , ni te lo tomes como Hobby, es probable que te tengas que dedicar al juego como si de un empleo se tratase: dedicando buena parte de tu tiempo todos los días a estudiar y a practicar como en cualquier deporte.

No creo que nadie leyendo esto llegue hasta ese punto (conozco el perfil de mis lectores). Como máximo alguien acabará jugando cartas para ver si lo que estoy diciendo es cierto, y acabará siendo jugador ocasional (como yo). Con todo, solo quería explorar todos los posibles escenarios que hay cuando uno decide apostar jugando a las cartas. Creo que es muy difícil llevarlo a un nivel profesional, o simplemente hacerlo bien sin que uno se deje llevar por las emociones.

Al comienzo dije que no sabía si yo era la persona más apropiada para hablar sobre este tema, y todavía lo sostengo. El tema de apostar es algo que he visto más desde afuera, y cuando me he involucrado termino perdiendo (no soy muy bueno, la verdad). Ahí lo que yo he aprendido es a retirarme a tiempo y no perder dinero estúpidamente: "si hasta ahora no me fue bien, ¿por qué habría de irme bien de ahora en adelante? Además hay gente mucho más experta que yo". La otra cosa que tengo clara es que las veces que he jugado lo he hecho con ánimo de divertirme y aprender algo, no de solucionar mis problemas financieros ni hacerme rico a costa de la suerte. Pero lo importante y creo que debo rescatar es que a partir de un simple juego o una apuesta uno puede aprender mucho sobre decisiones y resolver problemas, ¿no creen?
Imagen propiedad de Filipi Pamplona

No hay comentarios. :