27 de noviembre de 2015

Si no puedes contra Android, sé Android

Google tiene muchos rivales. Al tener tantos productos, debe competir por todos los frentes. Google Search compite con Baidu en China o Yandex en Rusia. La gigante red de anuncios de Google compite contra Facebook. Google Play Music compite contra Spotify, Deezer y Pandora. Los celulares marca Nexus compiten contra el iPhone, y esto mismo pasa con prácticamente cualquier producto que lleve el sello de Google. 

"If you can't beat Android, be Android". Alguien debió advertirle esto a BlackBerry, a Microsoft y a Nokia en 2011 cuando la batalla por los sistemas operativos móviles estaba apenas comenzando. Otros como Samsung con Tizen y Firefox con Firefox OS se arriesgaron y lanzaron sin pena ni gloria sus propios sistemas operativos móviles. La intención de todos estos en su momento era convertirse en una tercera opción. Así, mientras entre todos se canibalizaban un tercer puesto, había otro quizás en el último lugar de todos que hizo una jugada más inteligente: CyanogenMod se convirtió en Android desde 2009 y quizo de hecho quitarle Android a Google (lo que sea que eso signifique).

CyanogenMod era en su momento un Android mejorado por los propios seguidores de la marca CM que sabían programar. Según la comunidad, Android podía ser mucho mejor que lo que hacían Samsung, Sony o HTC, entre otros. Android siempre fue un producto que cualquier fabricante podía tomar y adaptarlo a su antojo, pero casi todas estas marcas acababan arruinando la experiencia del usuario, incluyendo aplicaciones innecesarias que nadie usaba y capas de personalización que le daban más prioridad a la imagen corporativa del fabricante, que a la propia experiencia del usuario.


20 de noviembre de 2015

Uber y por qué la industria musical no estaba tan equivocada


El problema de Uber es un poco más complejo de lo que pensábamos. Yo he sido defensor de que en una economía neoliberal de libre mercado Uber debería estar en condiciones de montar un negocio que sea alternativa a los taxis. Empecemos por aclarar que Colombia tuvo una apertura económica en los años 90 y firmó un tratado de libre comercio con los Estados Unidos a mediados de la década pasada (y firman cuando TLC les ofrezcan). 

Estas medidas son potenciales destructoras de empleo formal porque muchos de los productos ofrecidos en su momento en Colombia eran fabricados en Colombia (¿por qué importar alimentos si nosotros mismos los podemos producir?). Cuando un país abre sus fronteras para todo tipo de productos, se corre el riesgo de que quienes trabajaban en las fábricas pierdan sus empleos (por eso Brasil siempre se ha negado a hacerlo). ¿Cómo el productor nacional pretende competir contra productos que llegan más baratos desde otro país?

Este contexto solo para decir que lo que pasó en los últimos 30 años de apertura económica no tuvo tanto eco como el que han levantado los taxistas frente al modelo de Uber. A ningún Gobierno le interesó que se cerraran fábricas automotrices porque importar carros de Korea era más barato, o que los productores de alimentos en el campo no tuvieran cómo competir con los bajos precios de los alimentos importados. Pero exactamente dentro del mismo escenario llega una empresa —Uber— a ofrecer un servicio más barato que el que se conseguía en el mercado nacional —servicio de taxi— y lo intentan sabotear por todos los frentes.

Las raíces del problema


Uber era un problema de fácil solución con un decreto emitido por el Gobierno Nacional, por el Ministerio de Transporte o de las TIC, o incluso más fácilmente si todos estos le hubieran dado una interpretación jurídica diferente a las leyes existentes en este momento. Mas hace año y medio que han estado en una persecución contra una empresa que se inició sus operaciones en Bogotá y en Cali, pensando lo que todos ya dábamos por obvio: que Colombia tenía una economía de libre mercado y no habría mayor problema.

Por todo lo hasta aquí mencionado es que estoy a favor de Uber en Colombia. No sé cómo sea el caso de los demás países porque no tengo idea de cómo funcionan los sistemas de transporte o sus leyes ni conozco sus modelos económicos ni el impacto que tendría Uber en la economía de esos países. Sé que en Alemania se negaron a permitir Uber porque son más proteccionistas con su propia industria y esto ponía en riesgo el trabajo de muchos taxistas. 

En cambio en Colombia ni somos proteccionistas y no nos debería preocupar que haya taxistas perdiendo su trabajo. No nos importó con los fabricantes de carros ni con los agricultores. ¿Por qué habría de importarnos ahora? Los que lo perderían serían del tipo que es violento con los pasajeros, que tiene tarifas diferentes a las oficiales o que no lleva a los pasajeros a su destino (todo esto muy común en Bogotá).

10 de noviembre de 2015

Comentarios sobre el marketing de afiliados en América Latina


En mayo pasado presenté con mi compañera de maestría Adriana Lima un paper (en portugués) en un congreso académico de estudios en publicidad y propaganda realizado en la Universidad de Sao Paulo. En la publicación discutíamos cómo interactuaban las narrativas publicitarias con las narrativas de los blogs, todo a raíz de la forma en que algunos blogs se monetizan: con marketing de afiliados.

La primera vez que escuché hablar sobre marketing de afiliados fue en 2013, cuando leí los blogs de algunas personas que decían dedicarse a viajar y a hacer negocios por Internet.


Si les daba para viajar, debía ser porque generaba mucho dinero, pensé. Lo extraño era que en 2013 nadie estaba hablando de esto en Colombia y hoy 2 años después sigue sin ser un tema del que quienes saben de marketing online y comercio electrónico tengan claro de cómo funciona. He visto gente que trabaja con publicidad por Internet y que ni sabe que eso existe.

Es obvio. Todas esas historias que yo conocí son de gente en Europa o Estados Unidos donde esto existe hace años. No que en Colombia no exista, sino que aquí hasta ahora se está empezando a hablar del tema y apenas hay un par de sitios con los cuales se puede trabajar como afiliado.

¿Qué es el marketing de afiliados?


En Traction: A Startup Guide to Getting Customers, un libro escrito por Gabriel Weinberg, fundador de DuckDuckGo, se explica que

Un programa de afiliados es un acuerdo en el que usted le puede pagar a personas o empresas por la realización de determinadas acciones (como hacer una venta o conseguir un Lead). Por ejemplo, un bloguero puede recomendar un producto y tener una comisión cuando haya ventas através del blog. En este caso, el bloguero es el afiliado. Empresas como Amazon, Zapos, eBay, Orbitz y Netflix usan programas de afiliados para atraer partes significativas de sus ganancias. En realidad, los programas de afiliados son el principal canal de ventas para muchos sitios de comercio electrónico, productos de información y programas de afiliación".



Comentarios