19 de noviembre de 2016

El algoritmo de UBER

Hace unos días le comentaba a un amigo que Uber era una de las empresas a la que muchos ex empleados de Facebook iban a trabajar. (Es solo hacer una búsqueda en LinkedIn para confirmar esto). Con sorpresa, mi amigo me preguntó el motivo, pues aparentemente Uber es solo una aplicación y no tendría la complejidad comercial que tiene Facebook, cuya única competencia que está a su altura son Google y la televisión.

~Pero si Uber es solo una aplicación.
~¿Qué de complejo tienen para que contraten tantas personas de Facebook?

De hecho la reacción es parecida con los que no saben que en Facebook también trabajan personas. El 99% de las personas no es consciente de que en Facebook y en Google hay anuncios, que son vendidos directa o indirectamente por seres humanos. Y no tienen por qué saberlo, pues casi todas las personas llevan la tecnología apenas en el bolsillo y como máximo en el computador del trabajo, pero aunque la tecnología avance tan rápido, eso no significa que los hábitos de consumo informativo cambien a la misma velocidad. Esto, solo para decir que no debería sorprendernos el hecho de que alguien no sepa que Uber, una de las mayores empresas de tecnología del mundo, necesita profesionales altamente cualificados en sus filas.

Y es que de hecho siempre que abrimos/bajamos una aplicación en el celular hay por detrás un trabajo humano que nos llevó a tomar esa acción. Nadie se bajó WhatsApp porque se le ocurrió espontáneamente esa palabra y luego la buscó en la tienda de aplicaciones del celular por sí sola. Siempre hay alguien haciendo el trabajo sucio de vendernos algo aunque no nos demos cuenta. 

Y así como hay personas vendiendo el producto, también hay otras cuyo trabajo es mejorarlo.

~ ¿Qué vende Uber?
~ Viajes en auto.
~ ¿Cómo lo cobra?
~ Con una tarjeta de crédito o dinero en efectivo.
~ ¿Cómo se puede mejorar lo que vende Uber?
~ Haciendo más cortos los viajes o reduciendo los tiempos de espera.
~ Con viajes más cortos los conductores pueden llevar más personas.
~ Con tiempos de espera menores fidelizan a los clientes.
~ Todo esto hace que Uber facture más viajes en cada vez menos tiempo.

12 de noviembre de 2016

Ctrl. + Alt+ Supr. al sistema

Cuando un computador se congela y deja de responder, hay que tomar medidas drásticas. Presionar Ctrl. + Alt + Supr., como sugiere el título de este post, es una de ellas. A veces como solución temporal funciona, pero otras veces hay que ir más allá e incluso formatear: borrar todo e instalar todos los programas de nuevo.

Algo así está cerca de sucedernos como sociedad. Con políticos de extrema derecha tomando el control por la vía democrática y sembrando odios contra los inmigrantes y minorías, contra todo lo que no sea considerado tradicional, estamos creando problemas más profundos de los que ya tenemos y ni siquiera hemos resuelto. Solo este año ya vimos 4 episodios en los que ganó el odio: Brexit en Reino Unido, plebiscito por la paz en Colombia, Impeachment de Dilma Rouseff en Brasil y elección de Trump como presidente de Estados Unidos. Entraremos en detalle más adelante.

"Tirando rocas al bus de Google" es el título (traducido) de un libro escrito por Douglas Rushkoff, en el que se usa esa expresión para describir otro  de los grandes problemas de la sociedad contemporánea. La frase se refiere a las miles de personas que ante la impotencia de quedarse sin trabajo porque un robot automatizó e hizo más barata su mano de obra, no vieron otra sino tirar piedras a los buses que transportaban empleados de Google en California. Google es una de las muchas empresas que no han ahorrado esfuerzos por reemplazar seres humanos con inteligencia artificial.

Piensen en qué pasaría si un día sus papás se quedan sin trabajo. La empresa que los contrataba compró una tecnología que hace posible triplicar lo que ellos hacían, sin tener que pagar un salario, y además funciona 24 horas. Y lo mejor de todo, no necesita vacaciones. Hay quienes piensan que eso podría pasar con todas las profesiones, incluso con los abogados.

Comentarios