07/2017 | Blog personal de Daniel Afanador - mirincon.co

22 de julio de 2017

Afuera de Facebook

En marzo de 2017 desinstalé la aplicación de Facebook de mi celular. Eso son casi 5 meses en los que he dedicado mi tiempo libre y atención de una mejor manera a como lo había hecho desde que compré mi primer smartphone en 2011. Cuando desinstalé Facebook, no fue un adiós, pues mi cuenta sigue existiendo, acceso eventualmente desde el computador y sigo usando Messenger. Me parece que a estas alturas, en que algunos tenemos casi 10 años usando Facebook, uno no puede cortar una dependencia de forma tan radical. Además, no creo que todo lo que vemos en Facebook sea malo. En mi caso, al vivir en otro país, Facebook es la única forma en que puedo estar en contacto con muchas personas que me importan, y queriendo o no, mi día a día en el trabajo depende de Facebook (trabajo con eso). Para mí es una herramienta de trabajo, y el conocerla desde el otro lado fue lo que me hizo cuestionar la forma como la estaba usando.

— ¿Podría hacer algo mejor con el tiempo que estaba dedicando a Facebook?

1 de julio de 2017

Comercio electrónico en América Latina: dónde estamos y para dónde vamos - OPINIÓN


Hace unos 2 años publiqué en este blog un post sobre el presente y el futuro del marketing de afiliados en América Latina. Para quien no está al tanto, el marketing de afiliados consiste en básicamente ofrecer productos de un tercero desde un sitio web y ganar una comisión proporcional al valor del producto. Por ejemplo, yo podría escribir un review sobre un producto de Apple, y enlazar hacia Linio, Amazon y Mercado Libre. Si hubiera enlaces de afiliados de por medio, y alguien que leyó mi review acabara comprando el producto, yo recibiría una comisión, que suele variar, dependiendo del tipo de producto y de quien ofrezca el programa de afiliados.

Una de las conclusiones a las que yo llegaba en ese post era que el desarrollo del marketing de afiliados dependía en gran medida de que una empresa como Amazon o Linio tomaran las banderas de este formato para impulsar su desarrollo.

Desde que escribí ese post, el escenario no ha cambiado mucho en América Latina. Amazon sigue presente solo en México y Brasil, y en este último solo vende libros. Linio, por otro lado, es muy fuerte en países de habla hispana como México, Colombia, Perú y Argentina. Y Mercado Libre es un monstruo del comercio electrónico en todos los países del continente, pero no tiene un programa de afiliados.

Aunque dejé de hacerle seguimiento al tema de afiliados en esa época, sé que el escenario no es muy distinto de como era en 2015. Y una forma de verificar esto es que el propio comercio electrónico en América ha demorado un poco en crecer. Y estos son dos eventos relacionados. Vamos a ver por qué.