11/2018 | Blog personal de Daniel Afanador - mirincon.co

17 de noviembre de 2018

Instagram: vida, crecimiento y ¿decadencia?


Por increíble que parezca, es el año 2018 y existe Fotolog. Para quienes no lo conocen, Fotolog era junto a Flickr el sitio web adonde las personas subían fotografías desde un computador de escritorio cuando no había Instagram. Aunque no nos debería sorprender si tenemos en cuenta que los dominios de MySpace, Napster y Yahoo! siguen funcionando al día de hoy.

La historia de Internet es una historia de propiedades, como la de Fotolog. Entendamos aquí una propiedad como ese pedazo de Internet que hace posible que un usuario pueda entretenerse o solucionar un problema.

Facebook, por ejemplo, ofrece entretenimiento en el Feed de noticias. Amazon, mientras tanto, resuelve un problema nuestro a cambio de dinero, como lo es el llevar libros y otros productos hasta la puerta de nuestra casa.

De acuerdo con el libro The Four, escrito por Scott Galloway, Amazon es uno de los mayores clientes de la plataforma de anuncios de Google, al tiempo que Google y Amazon son grandes competidores entre sí, por el simple hecho de que tanto Amazon.com como Google.com son el punto de partida de muchas compras hechas por Internet. Por eso Amazon pone dinero en Google, para tener una vitrina donde mostrar sus productos, ya sea en su buscador, en YouTube o en su red de anuncios (Google Display Network).

Y mientras esto pasa, los sistemas operativos móviles de Google y Apple controlan el 99% del mercado de teléfonos inteligentes. Con este nivel de penetración, empresas como Facebook, Uber y Spotify dependen absolutamente de que estos sistemas continúen expandiéndose, pues esto les garantizará un mayor número de usuarios y dominio del mercado. Al final, todos estos servicios y aplicaciones se descargan desde la Google Play Store o desde la AppStore. Si la aplicación de Facebook se diera de baja de una tienda de aplicaciones, el número de descargas se desplomaria y las personas van a continuar con sus vidas, usando otras aplicaciones.

Algo así casi llega a pasar cuando Apple le dio un ultimátum a Uber tras comprobarse que habían estado violando sus políticas de privacidad, al permitir que se rastrearan teléfonos de usuarios que hubieran eliminado la aplicación de su iPhone. En su momento el propio Tim Cook, como CEO de Apple, tuvo que hablar con Travis Kalanick, CEO de Uber, antes de que la aplicación de Uber desapareciera por completo de la tienda de aplicaciones.

Lo que estos ejemplos nos permiten ver es cómo todo el ecosistema está conectado entre sí. Básicamente Google y Apple juntos podrían acabar con Facebook el día en que lo eliminen de su tienda de aplicaciones. O Facebook podría acabar con el trabajo de millones de desarrolladores en el momento en el que les corte cualquier tipo de acceso a su API. ¿Recuerdan Farmville, Tetris y esos juegos sociales que hubo en Facebook hace unos 10 años? De lo que pasó después ya hablamos en otro post, y es que estas empresas se volvieron tan dependientes de Facebook, que un simple cambio en alguna política, como fue en el caso de las notificaciones, podía dar por terminadas estas compañías de desarrollo de videojuegos.

¿Se imaginan si Amazon Web Services dejara de estar disponible en algún momento? Sería catastrófico para la Internet como la conocemos.