10/2019 | mirincon.co - Blog Personal de Daniel Afanador

13 de octubre de 2019

Hacia un mundo más auténtico



La remoción de HKmap.live de la App Store de Apple en los últimos días trae una vez más a la discusión el tema de la libertad de información, esta vez no de la mano de un Gobierno, como suele ser en la mayoría de los casos, sino de una de las mayores corporaciones en todo el mundo como lo es Apple, responsable de todos los iPhones conectados a Internet en este momento, un número cercano al 13% de los smartphones, frente al 87% de Android

Que una sola empresa tenga el poder de decidir qué Software pueden o no instalar en sus términales los usuarios es similar a cuando en una dictadura se le ordenaba a la prensa hacer vista gorda a ciertos temas. Estos tiempos ya los creíamos superados, pues desde Internet podemos tener acceso a mil y un versiones de cualquier noticia que los medios de comunicación decidan poner en su agenda.

Cuando tenemos una noticia falsa en frente, es deber nuestro cuestionar sea lo que sea que nos estén contando. Esto fue lo que pasó con un email enviado por Tim Cook (CEO de Apple) a sus empleados, cuando intentó explicar por qué habían sacado la App de HKmap.live de la tienda de aplicaciones. Según Cook, decía el email, la aplicación estaba siendo usada para atacar polícias en las protestas de las últimas semanas en Hong Kong. Lo delicado del asunto era que, como si se tratara de una noticia falsa, no se presentaba una sola prueba o hecho verificable que permitiera demostrar que la decisión de Apple fuera legítima. A propósito, si quieren saber más sobre lo que está pasando en Hong Kong, pueden ver este vídeo que hizo Platzi.



Similar a un castillo de Lego construido con miles de fichas, la cuenta de Pinboard en Twitter escribió todo un hilo demostrando por qué las fichas que daban forma a ese castillo (la versión de los hechos según Apple) no encajaban con la realidad. Entre otras cosas, mientras Apple afirmaba que la aplicación estaba siendo usada para "atacar violentamente a policías", lo cierto era que la aplicación ni siquiera mostraba la ubicación individual de cada policía. 

Y así, ya no como un castillo de Lego, y sí como uno de naipes, toda la estructura se viene al piso, dejando en evidencia que una empresa tan poderosa como Apple puede simplemente redactar un comunicado, empujarlo hacia los medios de comunicación y hacer de cuenta que todo continúa en normalidad.

Este tema es más complejo aún, si tenemos en cuenta que involucra a Gobiernos, corporaciones y activistas políticos, cada uno con su propia agenda política. No olvidemos que detrás de Estados Unidos y Europa, el mercado chino es el tercer mayor para Apple y donde se fabrica la mayoría de sus terminales. Un conflicto entre Apple y el Gobierno Chino, donde manda un Partido Comunista (no muy amigo de los movimientos democráticos), podría desencadenar en decisiones como las que en el pasado han afectado a Facebook o a Twitter, que han sido bloqueados en el país. Una decisión similar para Apple significaría millones de dólares en pérdidas para sus accionistas, no pudiendo fabricar ni vender más en China.

Si bien no hay evidencia de que Apple haya llegado a estar cerca de que todo esto sucediera, lo cierto es que nadie quiere incomodar al Gobierno Chino si muchos de tus negocios están en ese país. Tienes dos opciones: o haces vista gorda y trabajas callado, o te vas. Esto es lo que intentó hacer Tim Cook.

Así funciona el mundo en países donde no hay democracia. Eso lo sabemos desde los años 30 cuando muchas empresas alemanas se beneficiaban en el Gobierno de Hitler mientras disidentes políticos y comunidad judía eran perseguidos.