Acerca de...

Boston, 2012

¡Hola, soy Daniel! 

Tal vez me recuerden por artículos como 'la economía de Airbnb', 'Crisis en Grecia: qué podemos aprender' y 'el costo Brasil y por qué Brasil es tan caro'. Me gusta escribir en Internet. Estudié comunicación social y periodismoy en 2016 recibí el título de Magíster en comunicación por una investigación que hice sobre los discursos del consumo propuestos por los blogs de viajes. Por si les interesa saberlo, nací en Bogotá, Colombia, en abril de 1990 (pongo la fecha y no mi edad para que este artículo no se desactualice nunca), pero ahora vivo en Sao Paulo, Brasil.

Este blog lo actualizo una vez por semana y lo tengo desde el año 2008, año en el que entré a estudiar a la universidad y época desde la que empezaron a pasar muchas cosas. Si quieren que les cuente una parte de mi historia, lean esta página hasta el final. 

Pero antes, aprovecho para aclarar que mirincon.co es un blog personal queal igual que Seinfeld, no trata sobre nada. Aquí escribo sobre lo que sea que se me antoje, aunque siempre me preocupo por entregar contenidos de calidad que sean de agrado para quienes me leen.

Casi siempre escribo sobre tecnología, emprendimiento, Internet, economía, cibercultura, nuevos medios e industria cultural, y otras cosas más. No siempre fue así. Este blog estuve a punto de abandonarlo más de una vez porque "no tenía tiempo y estaba muy ocupado". Me di cuenta de que eran solo excusas que uno se pone cada vez que ve que no va a poder conseguir algo, y hasta ahora llevo más de 3 años escribiendo algo nuevo de 2 a 4 veces por mes.


Por otro lado, tal vez los desanime saber que con este blog no gano un solo centavo apenas me gané mis primeros dólares hasta 2014 (si ven un post patrocinado como este u otros no patrocinados como este, échenle una mirada y estarán contribuyendo para que este blog siga existiendo). Sin embargo, a pesar de haber ganado poco hasta ahora, me consiguió mi primer trabajo cuando me gradué de la universidadLG me regaló el monitor más delgado del mundo gracias a él, me gané un premio por mejor trabajo en prensa digital que me entregó la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana, y en 2013 marcas como MotorolaSpotify, el Social Media Week y el WebCongress me empezaron a invitar a sus eventos de lanzamiento en Colombia tener en cuenta como alguien "influyente".


Ricardo Galán de Libreta de Apuntes anunciando el premio para mejor trabajo en Prensa Digital entregado por la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana por este blog que están leyendo, 2012.

¿Por qué escribo? Me gusta escribir, compartir mi conocimiento y enseñarle cosas nuevas a la gente. Sé que puedo influir en el comportamiento, las decisiones y los hábitos de consumo de otras personas, y esto no hubiera sido posible sin Internet.

Además creo que la comunidad de blogs en Colombia es muy precaria, y me gustaría ayudarla a crecer. Si quieres saber lo que estamos haciendo al respecto junto a otros blogueros colombianos, escríbeme un correo y te pongo al tanto de todo.



Ahora sí, una parte de mi historia



Antes que nada, quiero que sepan que me encanta viajar y conocer otras culturas. Por otro lado, creo que viajar es el nuevo sueño consumista. Tuve la fortuna de vivir en Washington, DC, la mejor ciudad que he conocido, donde coincidí con algunas de las personas más admirables que han pasado por mi vida y donde tuve una experiencia increíble al hacer una pasantía en la OEA. Y en este momento tengo la suerte de vivir en Sao Paulo, el centro financiero más importante de América Latina. Si quieren saber cómo llegué hasta estos lugares, por qué me gusta viajar y qué tiene que ver eso con mi blog, sigan leyendo.


Belo Horizonte - Brasil, 2014

En junio de 2006 tuve la posibilidad de ir al mundial de Alemania. Conocí Berlín y Frankfurt. 4 años antes, yo les había propuesto a mis padres un trato: yo me voy a ir caminando al colegio, y lo que debería ser para pagar la ruta, lo iba a ahorrar para viajar 4 años después a Alemania. Y así fue, a los 16 años, junto con mi tío y mis 2 primos, cumplimos ese sueño de estar en un mundial. 

Aprovecho para decir que yo hacía de traductor, pues como ninguno de nosotros hablaba alemán, yo era el único que podía hablar por todos en inglés y que nos entendieran algo. Hasta ese momento, Berlín era la mejor ciudad que había conocido. Creo que no estuve más de 4 días, ni sabía hablar el idioma, pero quería quedarme a vivir allá.

De nuevo en Colombia, y durante año y medio antes de entrar a la universidad, me propuse que algún día viviría en Berlín. Desde ya les digo que ese sueño ha ido cambiando, y que dudo mucho algún día vivir en Alemania, pero el punto es que esa experiencia me cambió la forma de ver el mundo y darme cuenta de que hay mucho más allá de Bogotá y de Colombia. 

Pasaron varios años y yo seguía con mis planes de algún día vivir en Alemania. El primer revés que sufrió mi sueño fue cuando entré a la universidad en 2008. Como yo ya hablaba inglés, me daban la oportunidad de aprender una tercera lengua, pero no había alemán. A regañadientes empecé a estudiar francés, y la verdad es que lo disfruté. Así que mis planes ya no eran necesariamente vivir en Alemania, sino tal vez en París. Estudié francés durante 2 años y medio.



Tres películas que influyeron en mí forma de ver el mundo en ese momento fueron L'auberge espagnole (trailer de arriba), Road Trip y Eurotrip

Como ya tenía muy claro lo que quería, 1 año antes de salir a prácticas me propuse otra cosa: quiero hacer mi práctica profesional por fuera del país. Yo había estudiado comunicación social y periodismo. Podía trabajar en el área de comunicaciones de cualquier organización, y a mí me gustaba la comunicación política, pero estaba dispuesto a hacer la práctica en cualquier tipo de empresa, siempre y cuando fuera en un país en el que hablaran francés. De hecho me acuerdo de mí, en mayo de 2011, varios sábados por la noche enviando correos en francés a empresas en Bélgica, ofreciéndome para trabajar con ellos. Pero como lo que más me gustaba era la comunicación política, terminé enterándome de que el Parlamento Europeo, con sede en Bruselas, tenía un programa de pasantías al que apliqué. Por esa misma época, una muy buena amiga mía que había estado en Washington me habló del programa de pasantías de la OEA. Me preguntó por qué no aplicaba. Aunque no sabía nada de Washington, a ese terminé aplicando también.

Pasaron varios meses, y en noviembre de 2011 yo seguía sin tener respuesta del Parlamento Europeo o de la OEA. Las empresas a las que había escrito las había descartado por completo porque ninguna estaba en condiciones para aceptar un pasante de otro país, según me explicaron. En esa época pasó por mi cabeza el siguiente pensamiento: "no salió nada. Me voy a tener que quedar en Bogotá, me voy a graduar, y el resto de mi vida lo voy a hacer en Colombia trabajando no sé en qué". 

Pero algo inesperado pasó: mi universidad me había escogido para ir a Quito, Ecuador, como representante de un grupo de investigación en el que participé 1 año antes. Tenía que ir a hablar del trabajo que habíamos hecho sobre una investigación de cultura política en la ciudad de Bogotá en 2010.


Quito, 2011

Ir a Quito, conocer la mitad del mundo, hacer grandes amigos y compartir con personas que estudiaban conmigo, pero con las que nunca me había tratado, me hizo dar cuenta de que mi futuro no tenía por qué estar necesariamente en Colombia. Podía estar en cualquier otro lugar del mundo donde la pudiera pasar tan bien como en Quito, o Alemania varios años atrás. Lo importante era la gente que iba a conocer.

De nuevo en Colombia, acabé materias en la universidad y ahora debía buscar práctica, pues al final nada de lo que me propuse salió. Yo no tenía la culpa. Había dado lo mejor de mí, pero había decisiones que eran tomadas por otros, y a lo mejor había mejores candidatos que yo. En diciembre de 2011, mientras todos mis amigos ya habían entrado a trabajar a alguna empresa para hacer su práctica, yo me levantaba al medio día a no hacer nada. Eran mis últimas vacaciones mientras estuviera en la universidad, y las estaba aprovechando a mi manera. 

Un día me levanté, y cuando abrí mi correo me habían escrito del Parlamento Europeo, notificándome que había sido aceptado en la pasantía, para las oficinas de Luxemburgo (no de Bruselas). Debía presentarme en menos de 1 mes. Estaba muy contento, mas no sabía lo que me esperaba.

Luxemburgo es un país muy pequeño entre Francia y Alemania de 500.000 habitantes. Por esa razón ni siquiera tenían embajada en Bogotá. ¿Cómo se suponía entonces que iba a sacar la visa para viajar? Pues, bueno, al menos el trámite se podía hacer en la Embajada de Bélgica, lugar en el que sentí por primera vez lo que es ser colombiano en el exterior (y eso que estaba en Bogotá). No les importamos y no están dispuestos a ayudarnos, y a la final por cuestiones burocráticas no pude obtener mi visa.

Pero justo cuando eso pasó, mediados de diciembre de 2011, recibí en mi casa una llamada de la OEA desde Washington en la que me preguntaban si quería ir a hacer la práctica con ellos. Acepté, y en enero de 2012 estaba cumpliendo lo que 1 año antes me propuse: hacer mi práctica profesional por fuera del país. 

En Washington viví por primera vez solo y lejos de mi familia, conocí gente de todo el mundo, fui a Nueva York, Baltimore y Boston, donde conocí a Noam Chomsky en persona en el MIT (jejeje). Gracias a todo esto cambié, una vez más, la forma de ver lo que quería para mi futuro. De nuevo reafirmé que hay mucho más allá de Bogotá y de Colombia

Desde entonces comencé a planear mi siguiente salto: estudiar una maestría afuera del país. ¿Mis planes? Estados Unidos o Brasil. La idea de la maestría no es porque quiera acumular títulos para mi hoja de vida porque crea que eso me va a conseguir trabajo, sino porque planeo algún día dar clase en la universidad, e infelizmente para tener estabilidad en el mundo académico eso es lo mínimo que piden. Ahh...¡y porque me gusta la investigación y la educación!


Washington, DC, 2012


 Fondo Monetario Internacional, Washington, DC, 2012

Nueva York, 2012


Noam Chomsky - MIT - Boston, 2012

Una vez en Colombia, en agosto de 2012, me gradué y conseguí trabajo en una agencia de publicidad. Yo manejaba las cuentas como Community Manager de Bridgestone Colombia y Blogger para Agua Brisa de Coca Cola. Pagaban bien para no tener experiencia trabajando con marcas grandes, pero había algo que no me gustaba: todos los días desde que entraba a esa oficina no podía dejar de pensar en que estaba haciendo algo que no me gustaba. Ahí me pregunté: ¿fui 4 años a la universidad para tener un trabajo que no me gusta?, ¿toda mi vida en adelante va a ser así? ¿voy a trabajar de 9 a 6 de lunes a viernes, para tener solo unos momento de ocio los fines de semana?

En febrero de 2013 (el último día del mes a las 5 de la tarde) me despidieron de ese trabajo. Aunque no me gustaba, me dolió porque, además de que iba a dejar de tener ingresos fijos durante un tiempo, la única razón que me dieron era que "yo costaba mucho" y no habían podido conseguir más clientes para que yo tuviera más trabajo. Pero, a los ojos de hoy, creo que es lo mejor que me pudo haber pasado, pues a la semana siguiente ya estaba trabajando en A Un Click Colombia, una agencia pequeña que había sido fundada por 3 amigos míos. Para entonces trabajábamos en el comedor de una casa y yo ganaba de acuerdo con los clientes que yo consiguiera. El ambiente era muy agradable, y aprendí mucho, sobre todo de SEO, buscadores, manejo de clientes y otras cosas que no enseñan en la universidad (de esa experiencia hablé aquí). Todo esto me sirvió para, durante todo 2013, pagarme un curso de portugués, pues si quería ser aceptado por una universidad en Brasil, debía ser lo suficientemente fluente para presentar pruebas, entrevista y redactar un proyecto de investigación, todo en portugués. Estados Unidos lo descarté porque económicamente era inviable.

Para noviembre de 2013, mis planes eran estar en Brasil a comienzos de 2014. Sin embargo, todavía no tenía nada seguro. Había aplicado a 3 becas en 1 año y ninguna salió. Ahí todavía no sabía que la cuarta iba a ser la vencida unos meses después. En enero de 2014, me bajé de un avión en la ciudad más grande de América Latina, hablando con fluencia un idioma que 1 año antes apenas había escuchado un par de veces.

Y desde entonces estoy en Sao Paulo, estudiando una maestría en comunicación y consumo. Ahora mismo me dedico a estudiar el discurso del consumo presente en los blogs de viajes. 

Ha sido un camino largo, en el que he conocido gente de todo el mundo, y en el que he demostrado que todo lo que me he propuesto lo he conseguido, aunque siempre con el apoyo de mi familia y personas que me han servido de modelo a seguir. Tomé esa idea que se me metió en la cabeza de algún día vivir en Berlín y durante varios años la transformé en algo que pudiera ser posible según mis posibilidades en ese momento. 

En los últimos años conocí Quito, Washington, Nueva York, Baltimore, Boston, Sao Paulo, Brasilia y Belo Horizonte, y en todas estuve con personas que nunca olvidaré. Esto lo escribo en agosto de 2014. Todavía me queda año y medio en esta ciudad antes de defender mi tesis y recibir. En marzo de 2016 presente mi tesis, que fue aprobada, y recibí mi título como Maestro/Magister/Mestre (portugués) en Ciencias de la Comunicación. Pueden leer un post sobre esto aquí

Ahora, si quieren saber a qué me dedico, sigo sin hacer mucho dinero con este blog, y trabajo como cualquier persona en una empresa, solo que ahora hago algo que estoy disfrutando.


El mundo es demasiado grande y mi ciudad, demasiado pequeña, como para quedarme aquí para siempre:
Daniel Afanador

Un poco de mi experiencia profesional/académica

En marzo de 2016 recibí el título de Magíster en Comunicación y Prácticas de Consumo por parte de la ESPM-SP. Entre 2015 y 2016 trabajé como contratista en Facebook en la oficina de Sao Paulo, la principal de América Latina. Hoy trabajo en Adglow (ADTZ + Glow Media), un technology marketing partner de Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest y Snapchat. Más detalles en LinkedIn.


Producción académica y artículos académicos

#####

Le hago una mención especial a Ángel Alegre García de Vivir al Máximo. Su blog, así como la comunidad que se ha formado a su alrededor, ha inspirado algunos de los contenidos y mejoras del mío desde que lo empecé a leer.

3 comentarios :

Santiago Val dijo...

muy interesante visión, en particular la de impulsar el alcance de los blogs en Colombia.

Carolina Gómez dijo...

Qué buena historia Daniel! Eres un niño con experiencias de adulto!

Pedro Morales dijo...

Daniel, eres una persona que inspira a otras para animarse a hacer cosas grandes. Personalmente te considero una persona de admirar y de la cual aprender mucho. Por alguna razón te conocí personalmente cuando estudié en la Universidad, hoy entiendo las razones. Post como este que escribes generan gran valor y te animan a ser mejor. Espero algún día poder compartir sueños tan grandes como los tuyos. Te envío un gran saludo y un abrazo desde Colombia. "El mundo es tan grande como para no conocerlo", en esto tienes razón.

Comentarios