17 de diciembre de 2009

¿Por qué NO votaré el referendo reeleccionista?

Llevo bastante sin escribir. La última entrada fue una entrevista que hice para otra página y la entrada anterior a esa era de fútbol, un tema al que este blog no le presta mucha atención. Hay dos razones por las que no lo hacía; primero, porque sólo hoy salí oficialmente a vacaciones, razón por la que no pude viajar con mi familia y, segundo, porque he dedicado mi tiempo a otros proyectos. Mi intención no es quedarme escribiendo en un blog para siempre y pienso que éste es un buen momento para publicar. Quedan menos de dos semanas para que se acabe este año y el Presidente de los colombianos sigue sin tocar uno de los temas de los que más se ha hablado este año, de su posible segunda reelección. Cuando le preguntan, habla de su 'encricijada del alma' (¿?) y de que todo está en manos de Dios, de la Corte y de los ciudadanos. Algo totalmente distinto a cuando hace más de dos años aseguraba que no era bueno que una persona se perpetuara en el poder.

La primera vez que escuché hablar de reelección hace dos años fue cuando el promotor del referendo reeleccionista, Luis Guillermo Giraldo, aseguraba que no veía buenos líderes que pudieran suceder al primer mandatario. Pero ¿qué se puede esperar de alguien que ha estado vinculado al Partido de la U ―al que algunos llaman el partido del presidente― y del que incluso llegó a ser secretario general? Obviamente a todos los uribistas los tienen comiendo de la mano del presidente y uno no debe morder a quien le da de comer. No es coincidencia que la moción de censura contra el Ministro de Agricultura no haya prosperado y que el proyecto que prohibe el porte de la dosis mínima de la dosis personal o la aprobación del texto de conciliación del referendo reeleccionista en la Cámara de Representantes sí hayan pasado. Ser senador o representante de la oposición en Colombia de poco sirve porque todos los proyectos pasan 'a las patadas', con dádivas a quienes apoyen los proyectos de la coalición o con el Ministro del Interior diciéndoles a los representantes uribistas que si no votan a favor de tal proyecto no hay plata para la carretera o para el puente de sus regiones(¡o notarías!). Reelegir a Álvaro Uribe creo que sería tener por cuatro otros años más burocracia y clientelismo y dejar pasar el liderazgo de candidatos como Rafael Pardo, Gustavo Petro, Sergio Fajardo o Germán Vargas Lleras. (No creo que el arrodillado ex Ministro de Agricultura, que salió intacto del escándalo de Agro Ingreso Seguro, o el ex Ministro de Defensa que acusó sin fundamento a Rafael Pardo de tener vínculos con las Farc sean buenos líderes).
Con Álvaro Uribe de presidente, dejaríamos pasar a líderes como Antanas Mockus, Juan Manuel Santos o Germán Vargas.

Supuestamente Colombia tiene la democracia más antigua de América Latina pero el presidente tiene al Congreso de su lado y al poder judicial, a pesar de la decisión de la Corte Suprema de mantener su independencia, aún no se sabe por la intención de tener un fiscal de bolsillo y un procurador que ya lo es. De esta última rama se sabrá si está del lado del presidente o aún mantiene su independencia cuando la Corte Constitucional dé vía libre o no al referendo reeleccionista. A pesar de las irregularidades en los topes de la financiación (el referendo de cadena perpetua para violadores costó algo así como 200 millones y éste, 2.200 millones), de la intención de beneficiar a una sola persona, del cambio de pregunta por la que firmaron cinco millones de colombianos ―que apoyaron la iniciativa con la intención de que Uribe se lanzara en 2014―, del incumplimiento a la ley de garantías que obligaba al presidente a anunciar su candidatura antes del 30 de noviembre o de la obligación de que el referendo se realizara en los seis meses siguientes a la entrega de firmas ante la registraduría. Rodrigo Rivera diría que aquí no ha pasado nada.

Insisto. No es conveniente hacer el referendo reeleccionista. Se habla de que así lo quiere el pueblo, pero si dentro de cuatro años "no hay un líder" y Álvaro Uribe es el presidente es en ese momento, ¿van a seguir enterrando la democracia haciendo uso de ella? Si la oposición o la Corte Suprema se vuelven una piedra en el zapato para el presidente ―lo que es normal en una democracia―, ¿van a prohibir que haya oposición o que la corte tenga independencia también con un referendo? Salvemos la democracia y no permitamos que la lista de escándalos que en otros países hubieran hecho renunciar al presidente como los falsos positivos, parapolítica, espionaje a la oposición o Agro Ingreso Seguro se siga alargando. Y aunque reconozco que el presidente salvó a Colombia de las Farc y que ahora se puede viajar (qué argumento tan estúpido), no por eso hay que acabar con la Constitución de 1991 poco a poco y de una vez lo digo: si hay referendo reeleccionista, no votaré "ni con una pistola en la sien".
Ojalá que el estado de opinión, que según Uribe es un nivel superior del estado de derecho, no permita que las cortes se cierren sólo por cumplir con su trabajo o que los partidos de oposición sean prohibidos

No hay comentarios. :