26 de julio de 2011

Cuando la justicia llega


Afortunadamente en este país hay gente que se gana su sueldo bien y no robando, como algunos ex funcionarios públicos que hoy están en la cárcel por sus delictivas actuaciones con el dinero de mis impuestos. El ex fiscal Mario Iguarán se encargó por primera vez de investigar a los amigos de los paramilitares, gracias a lo cual hoy están en tras las rejas, y hoy la físcal Viviane Morales les mandó a alguien para que los acompañara. Vale la pena también aplaudir la labor del Procurador General, que nos ha quitado de encima a unos cuantos delincuentes, inhabilitándolos para que ejerzan cargos públicos. Antes de esto, con el ex fiscal Luis Camilo Osorio o Eduardo Maya esto no hubiera sido posible.
Gracias al trabajo de la Fiscalía y la Procuraduría, hoy hay un delincuente más en la cárcel

Muchos lo sospechábamos, pero con la medida de aseguramiento al ex ministro Arias, me di cuenta de que Álvaro Uribe quería un fiscal de bolsillo (¿acaso alguien lo dudaba?), que no preguntara por María del Pilar Hurtado, ni se metiera con los "héroes de la patria", y que dejara todo quieto como ha sido costumbre en Colombia. Desgraciadamente a los presidentes los investiga una comisión de acusación que hasta este año no había movido un dedo. Me gustaría saber cuál sería el futuro de Álvaro Uribe si fuera otro ente acusador el que indagara por sus actuaciones como presidente. Quizás conozcamos la respuesta si la comisión que nunca ha tocado a un ex presidente siga sin mover un dedo y el caso pase a la Corte Penal Internacional, como lo aseguró Gustavo Petro en su última intervención como Senador el año pasado.

Lo mejor de todo es que no solo la Fiscalía y la Procuraduría están cumpliendo su trabajo. También el presidente Juan Manuel Santos, que sería capaz de vender al Álvaro Uribe

No hay comentarios. :

Comentarios