5 de agosto de 2011

No necesito un smartphone


El título de esta entrada está incompleto. No necesito un smartphone pero sí quisiera tener uno. Sin embargo, cada vez que escucho sobre un próximo lanzamiento de Apple pienso que nunca tendré un iPhone. También he pensado en tener la competencia de Apple, el Nexus One de Google, pero aunque no cambio a Google por nada, debo confesar que soy muy fiel a iTunes desde que compré un iPod por allá en 2008, por todas las posibilidades que ofrece, tema del que ya hablé en otro blog de tecnología para el que escribo. Mientras tanto, debo conformarme con un Motorola Rokr E2.

Para 2007, el Rokr E2 tenía lo que pocos celulares de la época ofrecían: reproducción musical

Solo unos días antes de graduarme del colegio, finales del año 2007, escuché a los locutores de Radioactiva hablar de un celular que cumplía las mismas funciones de un iPod. ¡Era posible escuchar música! Y escuchar radio. Para esa época, yo veía inalcanzable comprar un iPod entonces habría de conformarme con un celular que para mí era de la mejor marca. Recuerdo cómo Motorola era lo máximo en celulares. Se trataba de la época en que nadie tenía un iPhone o un Blackberry. Duré entonces dos años con la intención de tener ese celular. Para mí, aún cuatro años después, sigue siendo uno de los mejores celulares que ha existido.

Desde que lo compré, un poco tarde para la época en que ya todo el mundo andaba con un smartphone, en diciembre de 2009, varias veces me han preguntado por qué no compro un BB, más si soy una persona que trabajo con Internet. La respuesta siempre ha sido negativa, y si me regalan uno, no lo voy a usar, primero, porque me parece una marca malísima, y segundo, porque no soporto ignorar a la gente de la vida real por hablar con otros detrás de un teclado, algo tan maleducado como rascarse con un tenedor durante una comida. En cambio, teniendo el celular que algún día fue el que siempre quise tener más bien lo he sabido aprovechar.

Lo primero, y como ya dije, desde siempre lo que necesitaba era escuchar música, así que le coloqué una memoria expandible de 2Gb, y cuando no ando con el iPod en el bolsillo, este es un plan B, además porque puedo escuchar radio. También tiene cámara. Es decir, puedo andar con un teléfono que funciona como disco duro portátil y que tiene una cámara incorporada. Un poco más adelante, cuando me puse a entrar a Internet sin tener plan de datos y la factura me llegó costando un poco más de lo normal, decidí pagar un plan de datos de 256 megas. Es realmente estúpido pagar ilimitado, más cuando en un ingreso a un portal de noticias como ElTiempo.com no se van más de 30Kb. Esas son ganas de sacarle plata a la gente de las empresas operadoras de celular ofreciendo planes que la gente nunca va a usar. En medio de todo, aunque el Internet Wap de Comcel es una basura y desde ya lo anuncio, me largaré y escogeré entre Tigo, Movistar o Uff! porque me cansé del pésimo servicio que siempre he recibido, mi navegación es aceptable. La utilizo solo para ir a Twitter y leer noticias con Google Reader. Lo que resulta suficiente para mí, más cuando eso es cerca del 50% de lo que hago al frente de un computador.

Aunque ya estoy pensando en comprar un iPhone por las demás opciones que ofrece, creo que enmarcaré el Motorla Rokr E2, por haber sido uno de los mejores celulares que he visto.

Comentarios