14 de agosto de 2011

Quizás las Farc terminen negociando


Cuando el presidente Santos resultara elegido hace algo más de un año, la entonces senadora Piedad Córdoba aseguró que este gobierno terminaría negociando con las Farc, palabras a las que había que prestarles atención, viniendo de alguien que conoce a este grupo guerrillero desde adentro. Y esto se vuelve posible por las posiciones que ha asumido este gobierno a diferencia del de Álvaro Uribe. Es decir, el gobierno pasado se la pasaba maltratando a la oposición, llegando a tacharla hasta de terrorista. Hoy no hemos escuchado descalificar a la oposición desde los altos círculos del gobierno ni una sola vez e insluso ha llegado a mencionarse el estatuto de la oposición. Y eso que hoy además del Polo Democrático, el uribismo está de ese mismo lado, pero siempre refiriéndose a él con palabras de respeto.

 Si las Farc se sientan a negociar seguramente no estén así de tranquilas

Hemos visto además a la Unidad Nacional reconocer que en Colombia sí hay conflicto, algo que fue minimizado a un problema de orden público y de terrorismo durante ocho años, un paso importante si se quiere poner punto final a un conflicto de más de cuatro décadas. Y es que las Farc sean o no terroristas, sí utilizan el terrorismo como arma política. Eso no se discute, que tienen unos fines políticos más allá de los medios que utilicen. Ya viene siendo hora de que la población civil, el gobierno y los actores armados que aún siguen en la selva se sienten a negociar, lo que no implica indultar ni perdonar delitos de lesa humanidad.
                                                                                                                      
Lo que creo que va a terminar pasando es que unos mandos medios de quien la opinión pública no ha oído hablar serán los que terminen negociando. ¿Cómo? Alfonso Cano y el resto del Secretariado no se van a arriesgar a negociar mientras esté el antecedente de que un gobierno extraditó a 15 jefes paramilitares. No obstante, los mandos medios en algún momento se darán cuenta de que las Farc no tienen un horizonte claro y quizás secuestren a todo el secretariado para entrar a negociar no solamente ofreciendo desarme, rutas del narcotráfico y ubicación de minas, sino que le entregarán al gobierno en bandeja de plata a los responsables de que hoy este conflicto no se acabe. Ahí está el antecedente de un miembro del secretariado muerto por sus propios hombres.

Me aferro a que el conflicto termine en una mesa de negociación, a propósito de los acercamientos que mientras tanto tienen el ELN y Colombianas y Colombianos por la Paz. Además, Venezuela seguirá extraditando miembros de la guerrilla hacia Colombia. Así de a poco se les van cerrando los espacios a las Farc.

Artículos relacionados:

No hay comentarios. :

Comentarios