9 de septiembre de 2011

Errores comunes en campañas electorales


Por estos días en Colombia la discusión de los medios de comunicación y de la opinión pública tiene en la mira las elecciones regionales de octubre. Los colombianos votaremos por gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles. Hace un año estábamos en las mismas, pensando en por quién votar para presidente y Congreso, y aún así, los candidatos parecen no aprender lecciones de por qué se queman, es decir, de por qué no salen elegidos. Yo he tenido la oportunidad de trabajar en tres campañas electorales y he tenido la oportunidad de ver de cerca los principales errores que se cometen, desde temas de organización, propuestas y presencia en Internet. 
 Primer error, y que es tan obvio que solo lo mencionaré acá: dañar el logo del Partido que le está dando el respaldo. El Partido de la U de hecho compartió su manual de imagen corporativa para evitar estos casos 

Primer error: las propuestas 

Muchos candidatos elaboran un programa con el que pretenden convencer a la gente de que voten por ellos y no por otros. Pero, ¿de dónde salen las propuestas? Estos son personajes que se creen más inteligentes que las personas que piensan votar por ellos y elaboran una serie de propuestas “creyendo” que pueden solucionar los problemas de la gente. Sin embargo, ¿se tomaron el tiempo de preguntarle a la gente qué problemas tienen? Es mucho más sencillo hacer encuestas o grupos focales, indagando por qué cree que el candidato podría hacer por uno desde el cargo público que va a desempeñar y con base en esa información llegarle a la gente para convencerla. De lo contrario, ¿por qué razón habría yo de votar por un tema que no me impacta en mi vida diaria? 

Segundo error: la imagen 

Yo me pregunto, ¿por qué hay gente con una imagen de pantalla que parece hecha en Paint? Yo, que nunca me metí a un curso de edición profesional, hago mejores cosas que las que se pueden ver en la red. Deberían ver la siguiente página, está llena de ejemplos de gente que aún no entiendo cómo pretende aspirar a un cargo público. Si bien las propuestas deberían ser lo más importante, la imagen es lo primero que llega a un elector en potencia. Yo soy capaz de descartar a alguien solo porque no se esforzó en elaborar una buena imagen. ¿Ustedes lo harían? 

  
Hace falta mucho profesionalismo del candidato y del equipo de campaña para permitir hacer un video como éste 

Tercer error: la organizaciòn 

Hay veces que todo el equipo de campaña está desconectado. La de prensa consiguiéndole entrevistas al candidato pero éste les resta importancia porque cree que solo por nombre va a ganar. Los voluntarios repartiendo volantes pero sin el candidato encima ayudando con el voz a voz. Los de publicidad haciendo una imagen ignorando totalmente que hay unas propuestas. En fin, en una campaña trabaja mucha gente, y si no hay alguien que los coordine hacia un objetivo en común, es imposible convencer a los electores de que los ayuden a alcanzar el objetivo. 

Cuarto error: presencia en redes sociales 

Esta semana, @Solano, uno de los bolgueros más influyentes en Colombia, hizo un llamado de atención al candidato de la Alcaldía de Medellín Luis Pérez. Por alguna extraña razón, multiplicó por 20 el número de seguidores en Twitter a Aníbal Gaviria su contrincante más cercano. Apareció con 20.000 seguidores en África, Europa Oriental y Estados Unidos que no hablaban español y que no tenían más de 5 tweets. El error consiste en contratar gente que no conoce la esencia de los Social Media: más allá de cuánta gente nos siga, importa quiénes nos sigan, que sean personas que puedan multiplicar nuestro mensaje o convertirse en personas con quién discutir. Y con base en ello surgen otros errores: comenzar a usar Internet dos meses antes de las elecciones, seguir a cientos de personas indiscriminadamente solo buscando que me sigan y dejar la estrategia abandonada después de que se acaban las elecciones. 

 Vale la pena preguntarse por qué comenzó a seguirme un candidato al Concejo de Barranquilla, si yo estoy en Bogotá. Además, miren a toda la gente que sigue. Simplemente hay gente que cae en el error de darles followback

No hay comentarios. :

Comentarios