22 de julio de 2011

¿Fue justificada la segunda guerra del golfo?

Georges Sadda, autor de Saddam's Secrets, sirvió para Saddam Hussein y la fuerza aérea de Irak durante casi 30 años

Varias veces me he preguntado por el papel que ha desempeñado Estados Unidos en Irak. He sido muy crítico porque después de todo la excusa de la segunda guerra del golfo era que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva que finalmente no fueron encontradas, lo que dejaba sin argumentos la presencia de tropas extranjeras en el golfo pérsico ya desde 2003. Se han escuchado voces hasta de que todo fue un montaje, y siempre lo he creído así, pero he abierto el panorama sobre estos hechos tras leer Saddam's Secrets de Georges Sada. Se trata de un militar de alto rango de la Fuerza Aérea del gobierno de Saddam Hussein. Según el autor, era la única persona que era capaz de decirle la verdad al ex dictador, obviamente sin llegarlo a ofender.

Entre otras cosas, Sadda, que era de origen cristiano, cuenta que si siempre le hizo caso a Hussein, en hechos que él mismo cuestionaba, era porque estaba dispuesto a servirle a su país más que a un presidente. De hecho, la razón porque la que abandona un buen puesto en las fuerzas armadas de su país fue porque estuvo en contra de pertenecer al partido de Hussein. Se trataba de un partido fundado sobre el islam cuyo lema era socialismo, unidad e igualdad, aunque solo fuera así en el papel, porque en Irak la corrupción que venía desde arriba, desde el presidente, se devoró todos los recursos que en su mayoría venían del petróleo. Al gobierno no le importaban los problemas de la gente. Toda la atención estaba en que Hussein adquiriera más y más poder. ¿Cómo lo hizo? Comprando armas y contratando científicos que se quedaron sin trabajo cuando acabó la guerra fría para desarrollar armas. El sueño del ex presidente irakí era ser el emperador de lo que alguna vez fue Persia.

Para demostrar su poder, Irak alcanzó a atacar Kuwait, lo que daría inicios a comienzos de los 90 a la primera guerra del golfo. Se sabe que alcanzó a asesinar a cerca de 200.000 kurdos: mató a su propio pueblo. Y en medio de todo utilizó armas químicas. Se trataba de un tipo como Hitler. Afortunadamente tenía recursos más limitados y lo alcanzaron a detener. Por lo anterior es que no se me hace raro que Irak haya tenido armas de destrucción masiva. Sadda asegura que sí las tenía, y que las sacó del país justo antes de la invasión porque pensaba seguir gobernando, así como lo hizo después de la retirada de Estados Unidos a comienzos de los 90. Supuestamente esas armas están hoy en Siria, donde gobierna el mismo partido de Hussein: Ba'ath Party

La razón que debería haber dado Estados Unidos para ingresar a Irak era que este tipo era un peligro para oriente medio, no que tenía armas de destrucción masiva porque obviamente no las iban a encontrar

Por lo anterior, no le veo problema a que Estados Unidos y Reino Unido hayan ingresado a Irak para sacar a este tipo. Lo malo es que hayan usado una excusa como lo fue la guerra contra el terrorismo para justificarlo; que hayan dicho que Hussein tenía armas de destrucción masiva y que no loas hayan encontrado; y que haya varios dictadores más del mismo tipo en todo el mundo y las grandes potencias sólo miren hacia donde les conviene.

No hay comentarios. :

Comentarios