Así es mi escritorio de trabajo desde que recibí el LG Super Slim, no se imaginan lo que rinde el tiempo

Hace ya tres semanas que recibí un monitor totalmente gratis en la puerta de mi casa gracias a LG, en un concurso en el que la empresa coreana de tecnología terminó premiando a 50 blogueros en Colombia. De algo sirvió haber escrito durante tres años sobre de todo un poco. Y precisamente, que de un tiempo para acá me he empazado a meter un poco más en temas de tecnología, escribiendo sobre teléfonos celulares, Internet y sistemas operativos, no quisiera dejar pasar esta oportunidad para comentarles cómo me ha ido con el monitor Super Slim de LG.

En primer lugar, debo aclarar algo que yo opino: ya no basta con tener un solo monitor, seguramente en el futuro vamos a depender de dos o más. No se imaginan lo que puede llegar a rendir el tiempo con dos monitores. ¿Han visto alguna vez a esa gente que trabaja en la bolsa de Nueva York? Tienen incluso tres o cuatro monitores. Yo ya usaba dos pantallas desde hacía como dos meses pero el secundario resultaba muy pequeño. El principal, un LG Flatron, que hoy es mi secundario, me permitía tener una ventana abierta permanentemente, con Tweetdeck, pues siendo Community Manager se hace necesario ver qué está opinando la gente, quién nuevo nos está empezando a seguir, qué mensajes directos mandan, y tener que ver esto en una pestaña diferente resulta incómodo y de verdad hace perder mucho tiempo si sumamos todas las veces que minimizamos algo para abrir otra ventana.


De esta forma, decidí poner el LG Super Slim que recibí como monitor principal y mide 54cm de arriba a abajo y de izquierda a derecha. No sé cuánto sea en pulgadas pero es el monitor más grande que he tenido, el otro, que tengo justo al lado, mide 53.5cm. No es mucha la diferencia pero si los miramos de lado, el superslim es el monitor más delgado del mundo, no mide más de un centímetro y medio, mientras que el anterior medía como 5cm, no es ni siquiera fácil de medir. Además es muy brillante la imagen, lo que hace que no nos cansemos cuando estemos leyendo. Incluso por la noche me acuesto viendo series o películas por Netflix.

Gracias a los dos monitores de LG, puedo trabajar con 8 ventanas simultáneamente

Entre otras cosas con las que me he encontrado es que como yo uso Ubuntu, la pantalla secundaria no está al lado derecho como se ve en la imagen de arriba, sino que una está encima de la otra, o sea que debo mover el mouse de arriba a abajo, y no de izquierda a derecha como pasa en Windows, pero es algo a lo que me acostumbré inmediatamente. Otra cosa es que como Ubuntu permite tener cuatro pantallas simultáneas, con doble monitor tengo ocho pantallas, como lo pueden ver en la imagen. Yo les recomiendo si piensan comprar un monitor, busquen el LG Super LED Slim, que vale 318 dólares.