24 de abril de 2012

Cada red social para lo que es

Llevamos de cinco a diez años haciendo uso de cuanta red social nos pongan al frente y hay quienes todavía no saben distinguir para qué sirve cada una. Los recuerdos más lejanos que quizás tengo de lo que estoy diciendo son unos emoticones animados que aparecían en Messenger cada vez que uno escribía algo. Si alguien escribía "Beso", a lo mejor aparecería un gif animado de un muñeco amarillo y cara redonda dándole un beso a la pantalla. Al final el resultado era que un mensaje de cinco líneas estaba lleno de animaciones que hacía incomprensible lo que nos estaban tratando de decir. Y lo que pasaba al final era que un programa que debía facilitar la comunicación la terminaba complicando. Ya lo había dicho, no soy ni pretendo ser un experto en redes sociales, sólo son comportamientos en los que muchas personas fallan simplemente porque nadie nos enseñó cómo se usa Facebook, Foursquare o Instagram, sólo por mencionar uno de los no sé cuántos sitios en los que tengo una cuenta activa. Finalmente nadie nos va a decir que algo estamos haciendo mal porque van a preferir bloquearnos, ignorarnos o hasta borrarnos.

Partamos de que la vida real es una red social. No se trata de un concepto que haya aparecido cuando Mark Zuckerberg creó por allá en 2004 Facebook para concectar a personas dentro de la universidad. Antes de eso ya había existído Myspace, Friendster, Habbo Hotel y hasta PureVolume. Lo que seguramente pasó es que la red mundial de información no estaba lo suficientemente desarrollada y por la misma razón mucha menos gente estaba preparada para participar en este tipo de sitios. Pero si nos vamos incluso unos años más atrás, vamos a encontrarnos con que hacia finales de los años 90 y comienzos de 2000 de alguna manera todo el mundo ya estaba conectado vía foros o compartiendo música. Y dije que la vida real era una red social basándome en un programa de Redes de Televisión Española, en el que explican el fenómeno a nivel sociológico, y que recomiendo ver a todo el que esté interesado en el tema. Después de verlo, uno puede ver la sociedad con otros ojos, ya que finalmente la teoría de los seis grados de separación es real: todos los seres humanos estamos conectados con cualquier persona del planeta y podemos llegar a influir en comportamientos de gente que ni siquiera conocemos.

¿Y a qué viene todo esto? A que llevamos décadas en algún punto de una gran red que en los últimos años se ha conectado aún más y a que hay quienes no saben todavía cómo comportarse en ella: gente que usa Facebook como si fuera Twitter, cambiando de estado cada 30 segundos; gente que usa Twitter para llenarse de seguidores antes que para salir con un comentario inteligente; gente que usa el Blackberry chat para mandar cadenas que seguramente a nadie le importan; gente que para responder un correo da click en "responder a todos"; gente que crea contenidos sin ningún valor en Flickr, YouTube o un blog. La lista es larga.

Pero lo que más molesta, y que es la razón por la que escribí esta entrada, es por toda esa gente a la que se le ocurrió conectar más de una red social. Dejemos algo claro: Facebook es Facebook y Foursquare es Foursquare. En Facebook a nadie le importa saber si ya llegaste a tu casa o a tu lugar de trabajo. Si alguien quisiera saberlo por lo menos te preguntaría. En Twitter a nadie le importa si te gustó un video, y si te gustó al menos tómate la molestia de escribir un Tweet y que no sea un proceso automático. Y así Facebook haya comprando Instagram, siguen siendo dos servicios totalmente distintos. Si quieres compartir una foto, tómate la molestia de subirla directamente a Facebook. Yo tengo algunas cuentas conectadas, sí, pero siempre lo pienso dos veces: "¿esto que voy a compartir le interesará a alguien de aquí?".

Artículos relacionados

¿Vale la pena ser un "experto" en Social Media?
Política e Internet
Hace diez mil tweets
La web 2.0 en el año 2000
Cuevana vs. Netflix
¿Es posible vivir sin descargas ilegales?

Imagen propiedad de SteveGarfield

1 comentario :

Luis Mendoza dijo...

Pues me parece muy bueno tu articulo.

A lo bien que me molestan que las personas que tengan Facebook lo usen para crear grupos molestos y cosas sin importancia (recuerdo una vez en que una vieja me tiro como 10 mensajes pidiendo que le de un "Like" a algo que ella habia hecho). Lastimosamente se nos enseña a utilizar el Internet, pero lo cojemos como juguete nuevo, tirando a dañarlo.

Comentarios