7 de mayo de 2012

La historia de este blog

Aunque quizás cueste creerlo, este blog al comienzo no lo leía nadie, tenía un diseño asqueroso y actualizaba por lo menos cada dos meses. Eso fue hace ya cuatro años que "comencé a escribir"; y lo resalto porque realmente uno puede saber leer y escribir desde los 5 años, pero para mí escribir es tener algo importante para decir. Y el asunto se complica aún más cuando entramos a tener en cuenta normas ortográficas, de redacción y puntuación que no cualquier persona maneja. Afortunadamente, hoy gracias a Internet prácticamente cualquier persona tiene algo importante para decir, al tiempo que hay una gran preocupación por escribir bien. Esto quizás se lo debamos a Twitter, que hizo ver que para escribir no se necesitan más de 140 caracteres y que lo puede hacer cualquier persona. Pero por otro lado, éramos ya miles de la era pre-Twitter, de la cual hablé cuando me pregunté por el futuro de la Internet. Hablo de los que escribíamos desde antes de que fuera importante tener un número de seguidores, de los que teníamos unas URL larguísimas (dirección original de este blog: http://mirinconbr.blogspot.com) y de los que miraban raro cada vez que decían que teníamos un blog. El 7 de mayo de 2008, hace 4 años, abrí este blog y publiqué por primera vez.

 He decidido escribir hoy y no en años anteriores al respecto, porque en 2012 llegamos a las cien entradas, recibimos la visita número 25.000 y llega un cumpleaños más. Y todo esto que ha pasado ha estado acompañado de más acontecimientos que me gustaría compartir, de blogueros que me han servido de inspiración y otras cosas que han pasado desde entonces.

No recuerdo el día exacto en que abrí este blog. Sólo sé que fue hoy hace 4 años porque todas las entradas tienen el registro de la fecha. Lo que sí recuerdo es que mi primera intención era compartir cosas que yo escribía y que se estaban quedando almacenadas en mi disco duro: un desperdicio y una lástima. No importaba si para esa época eran simplemente trabajos del colegio. Lo importante era que yo disfrutaba escribiendo, razón por la cual terminé estudiando lo que todavía estudio. Otra de las motivaciones que me empujó a abrir un blog fue conocer a alguien cercano que ya lo hubiera hecho, y Jorge Andrés Santos, que ya ha sido invitado a escribir dos veces en este espacio, fue uno de los que me dio esos primeros empujones en empezar a escribir. De hecho, no recuerdo cuál de los dos, si su blog o el mío, abrió primero.

Después de eso pasó mucho tiempo. Le decía a todo el mundo que yo escribía de política y conflicto armado, razón por la cual no me llegaba inspiración casi nunca. Hoy veo esa limitación como una de las razones por las cuales muchos blogs son abandonados. Si usted abrió un blog y a usted nadie lo conoce, usted no puede debería ser tan exigente como para escribir únicamente sobre un tema cada vez que se ocurre algo. Escriba sobre cualquier cosa de la que se le ocurra hablar mientras encuentra gente que lo lea a usted. Pero hágalo con frecuencia. Cuando ya tenga un público más claro, cuando sepa que hay alguien que lo lee, seguramente se dará cuenta de que está parado sobre una gran base de temas que lo ayudarán a definir mejor lo que a la gente le gusta leer y de los temas que a usted le gusta tocar. Hoy debo decir que este blog no es de política ni de conflicto armado, sino de todo lo que se me pueda ocurrir: política, música, tecnología, industria cultural, derechos de autor...en fin.

Las motivaciones

Cuando uno no sabe si hay alguien que lo esté leyendo a uno, a veces puede resultar desmotivador, pero es algo que toma tiempo, incluso años. Por eso, casi un año después de haber comenzado a escribir, Joaquín García, otro amigo de la blogósfera, autor de Punk Rock Song, el mejor blog sobre el género que he leído, me invitó a escribir una entrada para su blog sobre alguna canción que me gustara mucho. Seguramente porque él también estaba hasta ahora comenzando, y al ver que yo era de los pocos usuarios que le comentaba, decidió agradecérmelo de esta manera. A veces saber que al menos hay una sola persona que puede estar del otro lado de la pantalla puede ser la chispa de la motivación. Por esto último es que quizás un día decidí tomarme más en serio aquello de ser bloguero. Hice lo que para mí, como ciudadano y como usuario de Internet, era lo correcto. El Ministro Germán Vargas había presentado la Ley Lleras y yo simplemente escribí una entrada, subí un video a Internet explicando mi posición y alguna gente lo vio. Ahí me di cuenta de que tenía un compromiso con las pocas personas que me leían y todavía lo hacen. Hoy, cada vez que escribo, sigo sintiendo que tengo una responsabilidad con ellos.

Cuando eso pasó, simplemente tomé la decisión de "escribir todos los días" y seguir mis mismos pasos en Twitter, donde hacía esto precisamente. La motivación no duró tres días, no me quedaba tiempo, escribí unas entradas que resultaron ser un fiasco pero al menos empecé a escribir todas las semanas, y a experimentar cosas nuevas que me han funcionado (a ver si descubren cuáles) y desde ahí me he ido acostumbrando a escribir todas las semanas, o eso intento.

Un buen día decidí llevar la idea más allá. Mi blog ya tenía algo de trayectoria, había escrito para más blogs (leer el Acerca De). Así que decidí meterme la mano al bolsillo y pagar por un dominio propio, un .co, que hasta ahora estaba despegando y dejar en el pasado el .blogspot. Trabajé en el diseño, en los colores, en el header y en todo lo demás que no fueran entradas, hasta que llegué a algo decente, que es como lo pueden ver hoy.

Todo lo anterior comenzó a dar frutos cuando LG Electronics decidió premiar a 50 blogueros en Colombia. A mí me regalaron un Super Slim, en ese momento el monitor más delgado del mundo. Después me enteré de que a los jurados les había parecido interesante eso de poner en el paredón a los senadores que se habían opuesto a reducir los precios de los combustibles en Colombia.

Han pasado muchas más cosas, he conocido más gente del medio y se me han abierto puertas pero solo quisiera decir una cosa más, y es que ojalá este artículo lo vea gente que hasta ahora está empezando en esto. A mí no me leía nadie pero con saber que "alguien" lo hacía fue mi combustible para seguir adelante y poner mi grano de arena contribuyendo en un proyecto tan grande como lo es la Internet y todos sus contenidos. Digo todo esto solo porque quiero que los que me están leyendo sigan alimentando la web. Somos una red que se alimenta de sí misma y todos dependemos de los contenidos que produzcamos todos. De los más de 60 blogs a los que les hago seguimiento es que encuentro inspiración para a veces decir algo importante, como ha sido durante los últimos 4 años.

Nota *anexa*: vamos a rifar un CD en una de las próximas entradas. Estén atentos.

1 comentario :

Sindulfo. dijo...

Sé como se siente escribir y pensar que quizás nadie te lee. Pero como dice mi amigo de Blog, uno empieza a escribir para sacar los demonios. Cada quien tiene un motivo, cada blog se vuelve, respecto a cada persona que trabaja en él, en su ventana al mundo o algo así. Luego van llegando los lectores y la gente empieza a visitar tu blog y entonces, todo el trabajo cobra sentido. O mejor dicho, adquiere un nuevo sentido.

Saludos!

Sindulfo.

Comentarios