El Blog de Daniel Afanador: Cómo aprendí a hablar 4 idiomas

6 de febrero de 2014

Cómo aprendí a hablar 4 idiomas

Es una pregunta que me hacen muchas veces. Otras veces me preguntan cómo aprendí a hablar inglés sin siquiera salir del país. Esta semana en que empecé a estudiar maestría en Sao Paulo, muchos nativos se han sorprendido cuando les digo que todo mi portugués lo aprendí en Bogotá, que llevo 15 días aquí y que es la primera vez que vengo a Brasil.

Se sorprenden porque aparentemente tengo un nivel bueno, algo que normalmente puede llegar a tomar varios meses de adaptación. Yo lo cogí un poco más rápido y hasta el momento no he tenido problemas comunicándome con nadie de mi entorno.

Habrá quienes digan que para quienes hablamos español el portugués es más fácil, pero si fuera así habría más gente hablándolo, ¿no? Incluso me sorprende el alto número de personas que sin saber absolutamente nada se arriesgan a tomar un examen internacional de portugués. En serio, no es tan fácil como parece.

Lo que sí es cierto es que la gramática y el vocabulario del español y el portugués son muy similares (la del francés también, del inglés casi nada), así que cuando uno sabe solo español y escucha a alguien hablar en portugués es probable que uno entienda un 50-60%, pero de ahí a decir que es fácil hay mucha diferencia.

Cómo aprendí a hablar 4 idiomas

Aclarado esto, quiero explicarles cómo conseguí hablar español, inglés, francés y portugués.


Lo primero que considero muy importante es aprender muy bien el propio idioma de uno. No solamente aprender a hablarlo, sino a conocer todas las estructuras que hay detrás en cuanto a gramática, sintaxis, signos de puntuación y ortografía.

No deja de sorprenderme cuánta gente a mi alrededor que habla español en su día a día no es capaz de redactar un correo de un párrafo sin errores de redacción ni ortografía. Este no es un tema que solo debería preocuparnos a comunicadores, publicistas o escritores. Es un tema que le concierne a todo el mundo. No olvidemos que hoy escribir está al alcance de todos.

Por eso, a veces pasa, cuando le vas a escribir un correo a un cliente o a un proveedor y no te entendieron o entendieron otra cosa simplemente porque pusiste una coma donde debería ir un punto. Si eso pasa, creo que algo estás haciendo mal, y ese es el primer paso antes de querer aprender un segundo idioma: aprender tu lengua materna primero.

Por ejemplo, en español nunca hay que separar el sujeto del verbo con una coma. Es un terrible error. Eso no lo sabe todo el mundo:

  • CON ERROR: los perros, estaban muy hambrientos.
  • SIN ERROR: los perros estaban muy hambrientos.
De esta forma, cuando estás aprendiendo inglés y te hablen de sustantivos, verbos, adjetivos o signos de puntuación, no vas a sentir que te están hablando en otro idioma, sino que te vas a dar cuenta de que todos los idiomas tienen algo en común

Así, los tiempos verbales son los mismos en cualquier lengua, o al menos tienen un equivalente. O que la función de los signos de puntuación es la misma, independientemente del idioma. Que un sustantivo es un sustantivo en español y en cualquier otro idioma. No sé cómo sea con lenguas como el hebreo, el japonés, el árabe o el chino, pero el punto es que en todos los idiomas hay objetos, hay acciones y hay palabras para describir.

Con esto claro, y cuando conozcas al derecho y al revés tu propio idioma, lo vas a encontrar más fácil cuando quieras hablar uno diferente al tuyo.

Qué hice después de aprender bien español

Por otra parte, ya cuando nos hayamos propuesto aprender un idioma, supongamos que decidimos tomar clases de 2 horas 2 veces por semana, y que lo vamos a hacer por lo menos durante 1 año.

Algo que yo creo es que uno no puede aprender un idioma del que uno no es nativo solamente yendo a clases. Tengo que dedicarle tiempo en otros momentos del día. En mi caso, en su momento dejé de ver televisión nacional y me dediqué a ver series por Internet. Cuando aprendí francés leí bastantes libros y escuché mucha música. Con portugués todas las mañanas ponía alguna emisora de Brasil por TuneIn o ponía el canal de Portugal en Directv (ojo que el portugués de Portugal es diferente al de Brasil. Incluso cada país tiene su propia academia de la lengua).

Y además de lo anterior, aprovechar todos los momentos que uno tenga, así como perder el miedo a hablar mal. En mi caso, a los 16 años estuve en Alemania con un tío y 2 primos. Ninguno sabía alemán y yo era el único que sabía algo de inglés, así que durante un mes fui el intérprete del grupo y al mismo tiempo aprendí a perder el miedo de hablar en un idioma que no era el mío. En Washington, cuando estuve en la OEA, varias veces me metí a un restaurante donde por las noches la gente se reunía a hablar en otro idioma con extraños. Esa vez aproveché para practicar francés. Y con portugués lo que hice fue aprovechar que tenía amigos nativos o que habían vivido aquí para hablar con ellos, ya fuera por Skype, Facebook o WhatsApp.

El ingrediente más importante: la motivación

A lo anterior yo le agregaría otro factor y es el motivacional. Uno sin ganas y con pereza no llega a ninguna parte. Está bien que no te gusten los idiomas, pero al menos trata de verle el lado positivo de que si aprendes una segunda o una tercera lengua vas a tener más posibilidades profesionales o de conocer nuevas culturas

Mi caso fue el siguiente. Español, a pesar de que es mi lengua materna, decidí aprenderlo al derecho y al revés porque me gustaba escribir. Si quería escribir bien, tenía que saber dónde poner una tilde, un punto o una coma. El inglés creo que fue la excepción porque desde el jardín cuando pequeño me acuerdo de mí aprendiendo los colores, y así fue toda la primaria, con ciencias y matemáticas en inglés. Cuando estuve en bachillerato ya tenía todas las bases y con esas me he quedado hasta hoy. Francés lo aprendí porque la universidad me dio la posibilidad y yo lo aproveché (no iba a dejar perder esos créditos). Y portugués, finalmente, porque hace más de 1 año y medio me propuse venir a estudiar a Brasil y para eso necesitaba el idioma.

En resumen, creo que en los 4 nunca hubo resistencia de mi parte a aceptar ese conocimiento y eso ayudó. Deberíamos empezar por ahí antes de aprender cualquier cosa. Pero además, considero importante saber bien nuestro propio idioma. Eso nos va a facilitar mucho las cosas. O qué opinan ustedes. Yo lo conseguí así. De todas formas todavía me faltan más de 6.000 idiomas por conocer.


Nota: hoy estuve leyendo un post de cómo aprender español colombiano, pero hablaban de cómo hablar español colombiano de Medellín. Yo como hablo una variación que vendría siendo español colombiano de Bogotá quería hacer la aclaración ya que he visto gente que aclara que habla portugués de Brasil o inglés norteamericano. En fin, puedo comunicarme con cualquier persona que hable español de donde sea que es lo más importante.

Daniel Afanador
Twitter: @daniel_afanador
Imagen propiedad de Alan Kleina

5 comentarios :

Ateneah dijo...

Muy bueno!!! Muchas gracias por el aporte :)!

dimiga dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo, debe ser por eso que el ingles me cuesta tanto, porque aún me falta mucho para aprender a hablar bien y escribir mi propio idioma... Tengo que ponerme esa tarea. Pero lo que dices, me hace falta motivación (como si necesitará más) :)

Joha ♥ Palma dijo...

felicidades

manuelin dijo...

felicidades

Amparo Bonilla dijo...

Muy importante la aclaración de que primero hay que aprender el propio idioma, bien, si queremos aprender otro, pues por lo regular chapoteamos y escribimos mal y así me imagino que debe ser difícil asimilar.

Comentarios